Yadier Molina, aquí conectando el cuadrangular que pegó utilizando el número 21 en honor a Roberto Clemente, tal vez no tenga este año los turnos suficientes para pegar los 10 imparables que le faltan para alcanzar la frontera de los 2,000 imparables. No obstante, si se calienta en el bateo no dude que también lo pueda lograr. (Scott Kane)

Yadier Molina se colocó ayer domingo a 10 imparables de convertirse en el décimo receptor en la historia de las Grandes Ligas en llegar a los 2,000 hits, lo que abona a su caso como futuro miembro del Salón de la Fama.