(semisquare-x3)
La carrera profesional de Ortiz se extendió desde 1955 a 1972. En 69 peleas, solo fue noqueado una vez. (Archivo)

Para la década de 1960, las 135 libras estaban colmadas de talento.

Y Carlos Ortiz viajó el mundo demostrando que era el mejor peleador en ese peso.

Defendió su corona en Filipinas, Japón, México, Panamá y Puerto Rico.

Mostró tesón en su primer duelo con Ultiminio “Sugar” Ramos, en el que tuvo que recuperarse de una caída en el segundo asalto para ganar por nocaut técnico en el quinto asalto debido a cortaduras en el rostro del retador.

La pelea fue celebrada en Ciudad México, donde residía el cubano Ramos, y la afición presente no estuvo de acuerdo con la decisión de frenar el combate, y bombardeó el cuadrilátero con vasos, botellas y monedas.

Yo tuve que ponerme el cubo como un casco para que no me abrieran la cabeza (con una moneda). A varios de mi equipo los cortaron”, relató Ortiz durante una visita a Puerto Rico en el 2002.

Luego de apuntarse un triunfo sobre Gabriel “Flash” Elorde, campeón junior ligero (130 libras) que ascendía de categoría para retarlo, Ortiz defendió su corona de las 135 nuevamente ante Ramos.

Esta vez, lo noqueó en cuatro asaltos, el primero de julio de 1967 en el estadio Hiram Bithorn de Hato Rey.


💬Ver 0 comentarios