El mexicano Saúl "Canelo" Álvarez camina a su esquina tras noquear al ruso Sergey Kovalev en una pelea por el cetro de los semipesados por la Organización Mundial de Boxeo, el sábado 2 de noviembre de 2019. (The Associated Press)

Nueva York - Mientras Nate Díaz y Jorge Masvidal se golpeaban en el octágono ante un lleno total en el Madison Square Garden, Saúl “Canelo” Álvarez y Sergei Kovalev estaban tirados en sofás, con guantes puestos, esperando por pelear.

Una inusual situación se dio el sábado en la noche, cuando la pelea estelar de la cartelera de boxeo celebrada en Las Vegas tuvo que esperar por la finalización del evento de UFC 244 que se disputó en Nueva York.

Ambos eventos, de alto interés para la afición de los deportes de combate, fueron calendarizados el mismo día. En Nueva York, Díaz y Masvidal no peleaban por un título mundial, pero sí por una correa especial preparada por UFC para coronar al peleador “más malvado”. En Las Vegas, Álvarez y Kovalev chocaban por la faja mundial semipesado de la Organización Mundial de Boxeo.

Ante esa situación, los ejecutivos de DAZN -compañía de ‘streaming’ que tiene bajo contrato a Álvarez- decidieron que la estelar en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas no comenzaría hasta terminado el combate entre Díaz y Masvidal en Nueva York.

DAZN pareció hacerle caso a los comentarios del presidente de UFC, Dana White, quien en septiembre dijo que los manejadores de Álvarez “estaban locos” al calendarizar la pelea la misma noche que UFC 244.

“Comenzamos a hablar sobre esta fecha, y una semana después, escuché que iban a hacer esa pelea”, dijo White en septiembre, cuando presentó UFC 244. “Creo que están locos al competir con nosotros la misma noche en DAZN, pero es lo que es”.

Esta semana, DAZN finalmente optó por no competir con UFC.

“Vimos los comentarios de Dana sobre alternar las horas de arranque, y estuvimos de acuerdo”, dijo Joe Markowski, ejecutivo de DAZN, al sitio web MMA Fighting. “Es una gran noche para los fanáticos de deportes de combate, y deben poder ver ambos eventos en vivo. Fue una decisión fácil”.

Larga espera para los boxeadores

Sin embargo, los resultados en las preliminares de boxeo le jugaron en contra a Álvarez y Kovalev. La pelea semiestelar en Las Vegas terminó con un nocaut en el primer asalto de Ryan García sobre sobre Roberto Duno. Eso dejó un espacio de más de una hora de espera en lo que terminaba la coestelar de UFC entre Darren Till y Kelvin Gastelum -ganada por el segundo en decisión dividida- y luego la pelea estelar entre Díaz y Masvidal.

La espera desesperó tanto en Las Vegas, que MGM logró que ESPN le permitiera transmitir en las pantallas del coliseo la pelea de Masvidal y Díaz para entretener al público.

Esto desató la molestia en la comunidad del boxeo, que fueron a las redes sociales a tronar contra la decisión de aguantar la pelea entre Álvarez y Kovalev.

“Aguantar una pelea de Canelo para que todos podamos sentarnos enel coliseo y ver MMA (artes marciales mixtas) en las pantallas es de locos. Un insulto al deporte del boxeo en general y para Canelo y Kovalev en particular. Los fanáticos que vinieron al MGM fue para ver boxeo. Si querían ver MMA, se hubieran quedado en su casa”, tuiteó Stephen Espinoza, ejecutivo de Showtime Boxing.

Por su parte, el periodista de boxeo de ESPN, Dan Rafael, tuiteó que “es realmente absurdo aguantar este evento por otro deporte distinto”.

La pelea entre Masvidal y Díaz terminó a las 12:50 a.m., horario del este, lo que entonces dejó la puerta abierta al boxeo. Masvidal ganó luego que el médico detuviera el combate antes de comenzar el cuarto asalto por las cortaduras sufridas por Díaz.

Finalmente, en Las Vegas, Álvarez ganó vía nocaut en el asalto número 11 para ganarse la faja semipesada de la OMB.


💬Ver 0 comentarios