Félix "Diamante" Verdejo, aquí con Bob Arum, se encuentra en una disputa legal con su exentrenador Ricky Márquez. (Archivo / GFR Media)

El representante legal del entrenador Ricky Márquez, el licenciado Edgardo Rivera Rivera, anunció este miércoles que se dispone acudir al Tribunal de Apelaciones para retar una decisión del juez superior Ismael Álvarez Burgos que desestimó una demanda de su cliente contra el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) con la que buscaba que se declarara inconstitucional las disposiciones del Reglamento de Boxeo Profesional que limitan los términos de contratación entre manejadores y boxeadores.

Esta sentencia es parte del litigio incoado en agosto de 2019 por el boxeador Félix Verdejo para pedir que el contrato que mantenía con Márquez sea declarado nulo por entender que los términos del convenio que suscribieron “son abusivas y contrarias a derecho”.

Rivera Rivera, quien acogió la representación de Márquez tras la renuncia del abogado Rafael Silva Almeyda, agregó que pondera junto a su cliente demandar al fundador y principal oficial ejecutivo de la compañía promotora Top Rank, Bob Arum, por interferencia contractual. Verdejo fue contratado por Top Rank en 2012 para dar el salto al profesionalismo y, tras la salida de Márquez, ahora es entrenado por el cubano Ismael Salas en Las Vegas.

“Estamos considerando seriamente sobre la interferencia contractual de Bob Arum”, dijo Rivera Rivera. “Él (Márquez) ha invertido todo su tiempo y su dinero en ese muchacho. Entonces resultó que el año pasado, Bob Arum se llevó a Félix a unas carteleras allá a pesar del contrato que tenían con Ricky y a sabiendas que había un contrato. Estamos viendo qué vamos a hacer con lo de Bob Arum y él (Verdejo) mismo porque eso es una interferencia contractual”, dijo.

“Mi recomendación sería que sí, pero hay que saber si lo hacemos en la estatal o en la federal”.

En cuanto a la desestimación de la demanda contra terceros radicada contra el DRD, el abogado explicó que luego que el magistrado Álvarez Burgos desestimara con perjuicio la demanda, sometieron una reconsideración que también fue desestimada. Ante este escenario, Rivera Rivera acudirá ante el Apelativo porque entiende que “hay una limitaciones” constitucionales que señalan que los contratos no están sujetos “a revisión por nadie”.

“Esa es la autonomía de la voluntad. El Estado está impedido de meterse en un contrato, que es ley entre partes, siempre y cuando no viole la ley, la moral y el orden público”, expresó el abogado.

Rivera Rivera agregó que la Ley de la Reforma del Boxeo Muhammad Ali, que fue citada por el juez al desestimar la demanda, no debería aplicar aquí porque los contratos en Puerto Rico “tienen una historia muy distinta a la de Estados Unidos”, además de que el contrato se firmó aquí, donde aplica el Código Civil.

“Ese reglamento que tratan de copiar de Estados Unidos, a mi juicio, va directamente en contra de la doctrina de ‘rebus sic stantibus’, que es que los contratos no pueden ser revisados. Una persona en su sano juicio pacta un contrato de cuatro años, con una prórroga de cuatro años más. Esa es la ley entre las partes”, reiteró el letrado.

El juicio comenzaría en el 2021

De hecho, el juicio entre Verdejo y Márquez comenzaría a verse el próximo año, luego que el juez Álvarez Burgos pautara para el 25 de febrero la conferencia con antelación a juicio, según informó el licenciado Félix Colón Serrano, abogado de Verdejo, esa fecha se escogió hoy durante la celebración de una vista de estatus por videoconferencia.

“El juez coordinó el descubrimiento de prueba, lo calendarizó, y dejó señalado el caso para conferencia con antelación a juicio para el 25 de febrero. Ese día se supone que sea la última vista antes de que se celebre el juicio”, expresó Colón Serrano en entrevista telefónica.

Por su parte, Rivera Rivera estipuló que el descubrimiento de prueba de este caso debe concluir en diciembre de 2020.


💬Ver 0 comentarios