El exboxeador continúa una batalla legal por la supuesta apropiación ilegal de parte del dinero que ganó durante su carrera.

El múltiple excampeón mundial del boxeo, Félix “Tito” Trinidad acusó al Banco Popular y sus abogados de tratar de intimidarlo por medio de la moción presentada a mediados de noviembre para que se le embraguen sus bienes como parte del litigio que sostienen ambas partes en el tribunal, y los tildó de “abusadores”.

Trinidad, hijo y su padre del mismo nombre comparecieron este martes junto a su representación legal al Tribunal de San Juan, para una vista de seguimiento relacionada a la demanda que mantiene Banco Popular contra el excampeón mundial para cobrar una línea de crédito de $22 millones.

Aparte de discutir el calendario de deposiciones de testigos que se está dando fuera de corte con antelación al juicio, el juez Arnaldo Castro Callejo les recordó a los abogados de ambas partes que para el 31 de marzo de 2020 tiene que haber terminado el proceso.

Fuera de sala, el licenciado Eric Quetglas, representante de Trinidad, dijo que recién contestaron este lunes la moción presentada por los abogados de Banco Popular el pasado 14 de noviembre en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan para congelar los bienes de Tito, y esperan dirimir el asunto de otra manera que no sea mediante el embargo de dinero. El juez Arnaldo Castro Callejo le dio espacio a las dos partes para que lleguen a un acuerdo respecto a esa moción de embargo. De no llegar a un acuerdo, será necesaria una vista posterior a mediados de febrero, explicó el licenciado Quetglas.

“Hay momentos difíciles tanto para mí como para mi familia. Hemos perdido mucho dinero, que lo ganamos con mucho sudor y honra en el mundo del boxeo. De verdad que vamos a seguir luchando por esto. Porque en realidad sabemos que Banco Popular y Popular Securities han sido muy injustos con nosotros. Han sido muy abusadores. Los abogados están para defender al banco, pero ellos saben que están defendiendo lo indefendible. Saben que no tienen la verdad”, dijo Tito Trinidad a su salida de la sala 602 del Centro Judicial de San Juan.

“Wow, pero van a seguir”, agregó Tito recordando cuál fue su reacción ante la moción presentada el mes pasado por el equipo legal de Banco Popular, para la congelación de sus bienes. “Ya por segunda o tercera ocasión lo han hecho. Hoy se habló bien poquitito sobre eso, pero me preocupa y se preocupa cualquiera”.

El litigio, que aún no llega a juicio, comenzó en 2013 cuando Trinidad presentó una reclamación ante el Financial Industry Regulary Authority (FINRA) por alegado mal manejo de sus inversiones por parte de Banco Popular, lo que causó que tuviera cuantiosas pérdidas. Posteriormente sus abogados radicaron un interdicto para paralizar las gestiones de cobro de Banco Popular, y más adelante el banco demandó al exboxeador para cobrar el préstamo. Trinidad entonces contrademandó para solicitar la cancelación del préstamo, y que sea declarado nulo.

“Me preocupa pero sí sabemos que con ayuda de mis abogados vamos a salir adelante, porque ya se ha hablado dos o tres veces anteriormente y no sé por qué siguen con esa insistencia. Ellos quieren congelarme todo, pero sabemos que legalmente yo estoy bien. Estoy pidiendo lo que es mío, no estoy pidiendo ni más ni menos”, agregó el expeleador de 46 años.

“Es dinero que ellos (Banco Popular) de alguna manera lo llevaron a pérdida, me lo robaron. Y esperamos que en su día me lo repongan tanto a mí como a mi padre”.

No ve señales de acuerdo antes de juicio

A Trinidad no le extrañaría que eventualmente el prolongado conflicto llegue a su fin mediante un acuerdo extrajudicial, pero no está del todo convencido.

“Puede ser, puede haber esa posibilidad. Pero tiene que ser demasiado, demasiado justo para que podamos aceptar. Tiene que ser (el acuerdo) demasiado justo para que mi padre y yo... no que tiremos la toalla, pero que digamos ‘vamos a hacer esto fuera de corte”.

“Pero por lo que hemos visto de la parte de ellos (Popular), no está en la mente de ellos llegar a un acuerdo así”.

Caracterizado por mantener siempre su buen humor, Trinidad sonreía al salir de la sala, y hasta gesticuló haciendo algunos movimientos de torso tal como cuando se trepaba a un ring en sus años de boxeador. Además, se tomó un ‘selfie’ con un aficionado que esperaba a mitad de pasillo, hasta que saliera el otrora campeón mundial welter, junior mediano y mediano.

Pero al hablar del conflicto, su rostro se torna sombrío y no puede evitar mostrar su preocupación por él y su familia.

Dará la batalla junto a su padre

“No me voy a quitar. Ellos posiblemente están usando esa estrategia (la moción de solicitud de embargo de bienes) para que yo me quite, que me pueda rendir o coja miedo y diga, ‘wow, el banco está muy fuerte, mejor me quedo aquí y no seguimos’. Pero mi padre y yo vamos a seguir hasta el último día, porque sabemos que tenemos la verdad”, concluyó Trinidad.

Por su parte, el licenciado Quetglas describió también como abusivo el intento de embargar los bienes de su cliente.

“El banco presentó una moción de momento para congelarle todos los activos a Tito a la luz del pleito. Es innecesario y abusivo, porque ellos siempre han pretendido cobrar solamente los valores, que están pignorados (garantizados), pero quieren ir más allá y congelarle fondos y propiedades. Pero no creo que eso vaya a prosperar”, dijo el abogado.

“No hace sentido, sobre todo cuando por el otro lado hay una orden de interdicto de que el banco le tiene que pasar un dinero mensual. ¿Entonces se lo vas a pasar y luego se lo vas a congelar? Al banco se le fue la mano”, agregó.

El dinero mensual al que se refirió Quetglas son los alrededor de $65,000 que Banco Popular debe pasarle a Trinidad por concepto de intereses devengados que la institución dejó de pagarle durante alrededor de un año y medio, hasta que el Tribunal le ordenó al banco que debía desembolsar dicho dinero mensualmente.

“En todo esto hay un ulterior motivo y es ponerle presión a Tito. Ahora mismo empiezan las vistas de Finra otra vez en enero”, recordó Quetglas en alusión al caso paralelo. “Se ve que se les está acabando el tiempo, y esperan ponerle presión, mental y económica. Esto es innecesario, y más en esta época”.

“Ahora mismo está recibiendo el dinero, pero si se lo congelan, no lo puede usar. Sería absurdo que le depositen el dinero en una cuenta y luego que se lo congelen y no lo pueda usar”.

Al igual que Tito, el abogado no descartaría que a la larga las partes intenten llegar a un acuerdo fuera de corte para evitar el juicio. Sin embargo, no cree que eso ocurra pronto.

“Puede haber manera, pero no todavía. Hay que seguir un poquito más en la batalla... un tiempito más”.


💬Ver 0 comentarios