Tyson Fury (izquierda) y Otto Wallin posan durante la conferencia de prensa de hoy. (Suministrada / Top Rank)

LAS VEGAS, Nevada. – El peso completo Tyson Fury es británico, pero en estos días siente algo mexicano que corre por su sangre.

Fury fue protagonista hoy de la conferencia de prensa previo a su pelea del sábado con Otto Wallin, a la que el atleta llegó vestido con una camisa con diseño de calaveras. Fue una actividad  celebrada en el hotel MGM Grand fue una sosegada, pero llamó la atención el enamoramiento que ha demostrado Fury hacia los fanáticos aztecas.

Fury expuso que había tenido una experiencia fantástica con los fanáticos aztecas. Asimismo, compartió que él tenía planeado pelear en octubre en Nueva York, pero que cuando surgió la oportunidad de ir a Las Vegas para pelear durante el fin de semana que se conmemora la independencia de México, no dudó en hacerlo.

A preguntas de este medio sobre las maneras en que sentía el apoyo de los mexicanos, el deportista contó que siempre que se encontraba seguidores de esta nación, le demostraban su apoyo.

“Donde quiera que voy, hay fanáticos mexicanos que me dan la mano y me saluda. Es hermoso, son personas hermosas. Los respeto y respeto su cultura. Son personas bien religiosas, al igual que yo, son bien respetuosas. Te hablo de corazón”, expresó Furry.

“En momentos en que México y Estados Unidos están pasando por esta situación del muro en la que quieren dejar a todo el mundo afuera, creo que puedo traer la atención sobre los mexicanos. Cualquiera que sea tu estereotipo, eso es tu manera de pensar porque lo único que he recibido de los mexicanos es amor y respeto”, añadió.

El púgil reconoció que por un momento temió que los mexicanos no lo aceptaran. Pero eso no lo amilanó porque estaba seguro de que iba a montar un buen espectáculo. “Los británicos hacemos mucho ruido, bebemos mucha cerveza. Así que si nadie se presentaba, íbamos a tener una fiesta en Las Vegas”.

Al hablar durante la conferencia sobre su pelea del sábado, expresó que se sentía feliz y en gran forma para la pelea. También declaró que había tenido una gran experiencia en Las Vegas.

Dueño y señor del espectáculo

Desde su llegada al salón donde se realizó la conferencia, Furry (28-0-1, 20 KO’s) copó la atención de todos los presentes al arribar con su nutrido grupo de trabajo. El atleta conversó relajadamente con las periodistas que se le acercaron y hasta admiró de cerca del cinturón Maya que el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) le dará al ganador de esta reyerta.

De la misma forma, fue quien tomó el micrófono para que las personas se acomodaran para comenzar la conferencia.

Por su lado, Wallin llegó tranquilamente y se sentó junto a su entrenador, el estadounidense Joey Gamache. A pedidos de un fotógrafo, posó con el cinturón Maya.

Su papá como motor

Wallin (20-0-0, 13 KO’s), por su parte, relató que perdió a su papá, Carl, el pasado mes de mayo a consecuencia de un ataque cardiaco. Fue una pérdida inesperada, que lo llenó de profunda tristeza. Sin embargo, el púgil señaló que esa fatalidad la usará como fuente para la reyerta del sábado, porque fue -precisamente- su progenitor quien lo motivo a boxear.

“Él fue el primero que me llevó a boxear porque fue boxeador también y era entrenador. Él siempre creyó en mí y me enseño muchas cosas dentro y fuera del ring”, manifestó.

“Ha sido duro, pero he podido mantenerme encarrilado entrenando. Me gustaría que estuviera aquí, pero eso no va a pasar. Así que esto va por él”, apuntó con mirada triste.

Ya en la conferencia de prensa, Wallin expuso que pelear en Las Vegas era un sueño hecho realidad. Asimismo, se describió como un buen peleador con buena defensa y ofensiva que podría dar una sorpresa.


💬Ver 0 comentarios