El excampeón mundial recuerda los momentos más brillantes de su carrera y reconoce las dificultades de ser un boxeador.

Cuando se habla sobre quién es el mejor boxeador que ha producido Puerto Rico, muchos conocedores apuntan a la figura de Wilfredo “Bazooka” Gómez.

No es extraño que eso suceda, pues Gómez posee un récord impresionante, que incluye el haber ganado por nocaut sus 17 defensas titulares en la división de 122 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Así que, cuando El Nuevo Día convocó un grupo de conocedores del boxeo para configurar la lista de los mejores 12 púgiles boricuas, el llamado “Niño de las Monjas” fue el consenso para ocupar del tope. De hecho, seis de los siete votantes le dieron el número uno a Gómez en el proyecto titulado Leyendas Boricuas del Ring, que hoy publica su última edición en las páginas centrales de este diario.

Gómez superó en el listado a Félix “Tito” Trinidad, que terminó segundo, y a Wilfred Benítez, que ocupó la tercera casilla.

El reconocimiento de encabezar las Leyendas Boricuas del Ring lo tomó por sorpresa, pero lo recibió con mucho agrado, según expresó en entrevista con El Nuevo Día en el gimnasio municipal Félix Pagán Pintor, de Guaynabo, con motivo de esta elección.

La tarde de la entrevista, Gómez llegó minutos antes de la hora pactada y se esforzó para que sus respuestas se entendieran, ya que tiene dificultad para hablar debido a una lesión en las cuerdas vocales provocada por unos golpes que le propinó el estadounidense Rocky Lockridge en una pelea en 1985. En ese combate, el boricua le arrebató el campeonato súper pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

En el gimnasio, Gómez —de 62 años— también demostró que aún se puede ejercitar y hacer sombras en el ring a pesar del daño cerebral que le fue diagnosticado en 1989, pero que lo hizo público en 2013.

Contento y sorprendido

“Me siento bien contento. Me siento muy feliz porque me escogieron a mí entre tanto boxeador bueno que hay en Puerto Rico. Me sorprendió porque yo no me esperaba eso. Hay muchos peleadores muy buenos de todas las épocas”, expresó Gómez al preguntársele cómo se sentía con la mencionada distinción.

El ex triple campeón mundial indicó que este reconocimiento le parece meritorio y recordó que sus logros han sido reconocidos anteriormente. Entre estos hay que destacar que es uno de los 10boricuas que integran el Salón de la Fama del Boxeo junto a Sixto Escobar, Pedro Montañez, Carlos Ortiz, José “Chegüí” Torres, Wilfred Benítez, Edwin “El Chapo” Rosario, Félix “Tito” Trinidad, Héctor “Macho” Camacho y el árbitro Joe Cortez.

Gómez se describió como un peleador que “tenía una buena pegada”.

“Yo pegaba, boxeaba, era muy técnico y pegaba bien duro. El récord lo dice. Yo hice 17 peleas titulares todas ganadas por nocaut. Eso fue un récord mundial. Nadie tiene ese récord en el mundo, y fue logrado por un puertorriqueño”, reiteró el que también fuera campeón mundial de las 126 y 130 libras, y que cerró su carrera con marca de 44 victorias, 42 de ellas por la vía de la anestesia; tres tres derrotas y un empate.

Gómez sostuvo que él nació para ser boxeador. Agregó que su carrera compara con las de otras glorias del boxeo puertorriqueño, como Wilfred “El Radar” Benítez, con el que se mostró apenado por los problemas de salud que lo mantienen postrado en una cama en Chicago.

Al recordar a Benítez, puntualizó que el boxeo es un deporte “muy duro” que provoca daños terribles en las personas que lo practican.

El boxeo no es fácil. El boxeo es un deporte duro en el cual los boxeadores se afectan el cerebro, la cabeza, las cuerdas vocales...”, enumeró.

“Yo exhorto a la juventud que si le gusta el boxeo, que lo practiquen, pero es un deporte duro donde se arriesga la salud y la vida”, destacó, para también agregar que en este deporte también abundan las personas “malas” que se aprovechan de los boxeadores.

Su mejor recuerdo

El retirado púgil compartió que uno de los recuerdos que más atesora es su victoria ante el mexicano Carlos Zárate, con quien se midió el 28 de octubre de 1978. También mencionó su enfrentamiento ante otro mexicano al que también derrotó el 3 de diciembre de 1982, Guadalupe “Lupe” Pintor, y su primera pelea de campeonato ante el surcoreano Dong Kyun Yum.

Así lo recuerda:

En el ‘78 yo le gano a Carlos Zárate por nocaut en el coliseo Roberto Clemente. Esa fue una de mis mejores peleas. Con Guadalupe Pintor, que duró 14 ‘rounds’, esa fue una pelea de toma y dame. Fue a palo limpio desde el primer asalto. También está mi pelea cuando gané mi primer campeonato mundial ante Dong Kyun Yum en 1977. Lo apostadores pensaron que yo iba a perder. Yo tenía 19 años y el coreano tenía más experiencia, pero le gané por nocaut”.

¿Y cuál ha sido su peor experiencia?, se le preguntó.

“Cuando perdí con Salvador Sánchez en Las Vegas”, contestó sin vacilar al referirse al combate celebrado el 21 de agosto de 1981. Esa fue su primera derrota profesional.

“Yo llevé un grupo de personas para la pelea y gente de los medios. Cuando perdí, los periodistas me jo... Me criticaron hasta más no poder y hablaron muchas cosas que no eran ciertas. Culparon a Johanna Rosaly que me había hecho daño, y ella fue una dama y no intervino en nada de lo que dijeron. Alguien tenía que pagar los platos rotos y los pagó ella”, expresó Gómez, quien negó enfáticamente que hubiera tenido una relación romántica con la actriz.

“Cuando llegué a Puerto Rico, el público me quería crucificar. Hubo muchas familias que lloraron esa pelea. Yo me sentía muy mal porque ahí perdí el invicto. Hay un refrán que dice que perder es más malo que morirse, y al ganador todo se le perdona”, filosofó.

En cuanto a cuál fue la pelea que le hubiera gustado tener, tampoco dudó en contestar: la revancha con Sánchez. Esa pelea no se pudo llevar a cabo dado que Sánchez falleció casi un año después de su pelea con el puertorriqueño, un 12 de agosto de 1982, en un accidente automovilístico.

¿A qué se dedica Wilfredo Gómez?

El exdeportista, que reconoció que disfruta conversar con las personas que lo reconocen, explicó que recientemente comenzó a trabajar como entrenador en el gimnasio donde se realizó la entrevista.

“El alcalde Ángel Pérez me puso en el gimnasio a trabajar con la juventud. Lo poquito que sé, se lo voy a transmitir a los muchachos que vienen subiendo”, puntualizó con agradecimiento Gómez.


💬Ver 0 comentarios