Edgar Berlanga ganó su último combate en Las Vegas en 62 segundos para mejorar su marca a 14-0 con 14 nocauts. (Top Rank)

Desde que debutó en el boxeo rentado en 2016, el púgil de ascendencia puertorriqueña, Edgar Berlanga, tiene un promedio de actividad de 1:38 minutos por combate en el cuadrilátero, tras noquear a los 14 rivales que ha enfrentado en la división de las 168 libras en el asalto inicial.

El dato es impresionante.

La explosiva racha de victorias por nocauts coloca al boxeador, de 23 años, como una atracción a seguir por los aficionados del deporte de las “narices chatas”.

El pasado jueves, aniquiló en 62 segundos a Eric Moon en su debut en Las Vegas para provocar una reacción en Twitter de diversas figuras, incluyendo al armador estelar de los Trail Blazers de Portland en la NBA, Damian Lillard.

“Todos en las 168, deben ponerle el ojo a este muchacho”, escribió impresionado Lillard después de ver el efímero encuentro.

Ante la notoriedad conseguida por Berlanga, ¿es válido pronosticar que se convertirá en la próxima estrella del boxeo puertorriqueño al nivel de Félix “Tito” Trinidad y Miguel Cotto?

Figuras expertas en el tema consultados por El Nuevo Día opinaron que, aunque Berlanga presenta una pegada genuina y un gran temple sobre el ensogado, todavía le faltan mayores retos para ponerlo a prueba.

“Una marca de 14-0 habla bien pero todavía falta mucho”, expresó José Sánchez Fournier, reconocido periodista y comentarista televisivo boxístico.

“Todavía no tiene muchos asaltos y está en una posición difícil de poder juzgarlo porque no tiene comparativa. No hay ningún 168 ahora mismo. Es el mejor porque no tenemos para comparar. Los campeones son medios efímeros, no son tan populares”, agregó.

La división de las 168 es reinada por Billy Joe Saunders (OMB), Caleb Plant (FIB), Callum Smith (AMB) y David Benavidez (CMB). El astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez monarca en las 160 libras, posee la correa “regular” de la AMB de los super medianos.

Sánchez Founier resaltó que en la historia del boxeo puertorriqueño se pueden contar con los dedos de una manos lo estelares púgiles de la isla que se establecieron en la división super mediana para trazar una línea paralela con Berlanga. Recordó a Manny Saquia Jr., quien tuvo que batallar en seis peleas titulares para ganar finalmente la faja de la AMB.

“Tiene un beneficio, que puede ser negativo, que está en una división que no es tan atractiva. Por ejemplo, ves a Félix Verdejo y sabes cuál es la meta: Vasiliy Lomachenko. Ves las 160 y es Canelo (Álvarez), y Naoya Inoue (doble campeón) en las 118 libras. No tienes para Berlanga una meta de campeonato a mediado y largo plazo. Es seguir peleando por un título de la OMB o FIB contra un rival cómodo, pero difícil para luego tener una pelea mandatoria con un rival atractivo. El próximo año será clave para su desarrollo”, analizó Sánchez Fournier.

El mismo Berlanga estableció un lapso de dos años para aspirar a una pelea de título mundial, con el deseo de demostrar sus habilidades más allá del primer asalto, además de mencionar a Canelo como un deseado rival en el futuro.

Contrario a su explosiva carrera profesional, Berlanga no fue un temerario pegador durante su tiempo como aficionado de 179 combates. El veterano comentarista argentino Juan Larena resaltó que el púgil desarrolló su pegada bajo la tutela del entrenador Mark Farrait en medio de la transición al profesionalismo.

“Farrait le explicó que no volteaba bien porque no se arrimaba bien al piso. Ahora que pone firme los pies en el ring, ves esa racha de nocauts”, señaló Larena, por su lado.

Con buena madurez

Aunque Berlanga ha tenido poco tiempo para exhibir sus cualidades, Larena examinó que el joven exhibe madurez en los pocos minutos de acción que ha registrado gracias a la experiencia adquirida como aficionado.

“A mí me han hablado de un montón de peleadores que noquean y después que pasan del primer asalto no pegan ni estampillas. Pero, cuando ves a Berlanga, es una roca. Para mí este noqueador es diferente a muchos de los que andan por ahí. Se comporta como un frío asesino de películas. No se mueve innecesariamente, y no se desespera cuando lastima al oponente. Mentalmente, tiene una gran visualización del ring y del rival, por más malo que sea. Camina firme y tranquilo. Tiene todo calculado. Es increíble. Hay que ver cuando le pongan un contrincante técnico, que se mueve a la derecha e izquierda a ver si realmente tiene todo el talento. Si quiere una carrera tiene que pelear con rivales difíciles”, indicó Larena.

Expertos indica que Edgar Berlanga exhibe un boxeo calculador a la hora de noquear a sus exponentes. En la foto, conecta una izquierda al rostro de Eric Moon el pasado 21 de julio en Las Vegas. (Top Rank)

Pero Larena recomienda no apresurar a Berlanga al estrellato.

“Tiene las herramientas, pero hacerlo superestrella ahora —sin que haya peleado con boxeadores que se muevan— es un poco extremista y sensacionalista. A mí me gusta. Tiene pocas peleas profesionales, pero no se enloquece, no se vuelve loco tirando golpes. Quiero decir tiene cierta madurez”, recalcó Larena en referencia de Berlanga, entrenado por Andre Rozier, quien estuvo un largo periodo en la esquina del dos veces campeón mundial de peso medio, Daniel Jacobs.

Para el entrenador Orlando “Empanadilla” González, quien ha trabajado por años con la Selección Nacional de boxeo, además de laborar con Miguel Cotto, Daniel Santos, José Pedraza y McJoe Arroyo, la racha de nocauts no puede ser menospreciada, porque no es fácil derribar a los oponentes en la primera vuelta.

“Por más malo que sea el rival, noquear en el primer asalto no es fácil. Lo más importante aquí es su pegada. No podemos hablar de nada más porque no lo hemos visto más allá. Tiene que ir paso a paso. Ves a otros con marca parecidas que van a la distancia, pierden y luego desaparecen. Vamos a ver qué pasa con él”, declaró el mentor boricua.

Importante Top Rank

Berlanga es manejado por Top Rank y Sánchez Fournier resaltó que la fórmula que utiliza la empresa comandada por Bob Arum para desarrollar peleadores es apropiada para que el nuyorican cobre mayor popularidad en los próximos años.

“Top Rank tiene una fórmula que está probada. A los peleadores con marca de “blue chip” le garantizan los salarios, los llevan con una maquinaria publicitaria y colocan una supervisión pasiva para ver cómo se comportan fuera del ring. Lo vimos que funcionó con Miguel Cotto, pero no con Daniel Santos. Puede variar, pero está bien encaminado”, dijo Sánchez Fournier para concluir.