Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Alfredo "El Salsero" Escalera (derecha) castiga el cuerpo de Alexis Argüello durante su primer enfrentamiento. (Archivo)
Alfredo "El Salsero" Escalera (derecha) castiga el cuerpo de Alexis Argüello durante su primer enfrentamiento. (Archivo)

Alfredo “El Salsero” Escalera es principalmente recordado por su par de titánicas peleas con El Flaco Explosivo, Alexis Argüello.

Quizás debido a que el boricua perdió ambas citas, su mérito boxístico a menudo es menoscabado por la afición. Pero Escalera fue mucho más que un valiente perdedor ante el noqueador nica.

Su fortaleza física, su tesón y su valentía lo llevaron a coronarse campeón 130 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Y su temperamento pueblerino y colorido le ganó portadas periodísticas, auspiciadores y fanáticos, así como el puesto número doce en la lista de Leyendas Boricuas del Ring.

“El Salsero era torpe y no tenía gran pegada. Pero tenía fuerza física y nunca se rendía”, recordó el veterano entrenador y manejador Margaro Cruz Garay.

Lo que Escalera no tenía en pegada o técnica, lo tenía en personalidad. Entraba al cuadrilátero cargando una culebra y bailando salsa. Era bien colorido y eso le ganó muchos seguidores”, indicó por su parte el licenciado Francisco Valcárcel Mulero, presidente de la Organización Mundial de Boxeo y pasado presidente de la Comisión de Boxeo Profesional de Puerto Rico (Cbppr).

Valcárcel subrayó, sin embargo, que en el cuadrilátero El Salsero siempre mostró una ferocidad y bravura pocas veces vista en el ensogado.  “Él era fuerte físicamente y nunca daba para atrás”.

Escalera debutó como profesional el 24 de septiembre de 1970, a los 18 años. Esa noche, El Salsero venció vía nocaut técnico en cuatro asaltos a Bob Payzant en Portland, Maine.