Félix Verdejo anda con el ánimo por las nubes luego de su victoria por nocaut ante Will Madera. (top rank)

La petición que hizo el púgil boricua Félix “El Diamante” Verdejo -una vez derrotó por nocaut técnico a Will Madera- de querer enfrentarse a Vasiliy Lomachenko pareció lucir ante los ojos de una gran parte de la fanaticada del boxeo local como una prematura.

Sin embargo, el peleador boricua está claro que eso no va a pasar de la noche a la mañana y entiende que deberá esperar un periodo más de tiempo. Al final, el campeón ucraniano de la división ligera siempre ha estado en la lista de Verdejo de peleadores a vencer desde que Lomachenko lo venció en las Olimpiadas de Londres 2012.

“Yo solamente hago el comentario. Me gustaría pelear más y esa pelea que -obviamente- yo quiero y todo el mundo quiere”, expresó Verdejo en entrevista telefónica con El Nuevo Día. “Obviamente, hay que trazar un plan antes de llegar a esa pelea para hacerlo como se debe”, añadió.

El “Bori Bori”, como también se ha dado a conocer Verdejo, reconoció la preocupación que hay entre los ejecutivos de la compañía promotora Top Rank en el sentido de que quiera medirse a los grandes nombres de las 135 libras sin estar preparado para ese reto. No obstante, el peleador insistió que tiene lo que se necesita para salir airoso.

“Yo estoy ‘ready’”, declaró al preguntarle su opinión sobre las declaraciones de Carl Moretti, vicepresidente Top Rank, quien expuso que a Verdejo todavía le faltan “varios pasos para llegar a Lomachenko”.

“Yo sé que está la preocupación de que si peleo con Vasiliy Lomachenko, me va a destrozar. Pero están equivocados porque yo sé que yo, como me estoy viendo nuevamente, ni Vasiliy Lomachenko, ni Teófimo (López) ni ninguno de los 135 libras me va a ganar”, reiteró.

Lomachenko y López tienen pautado enfrentarse el 3 de octubre para una pelea de unificación de títulos del peso ligero. El ucraniano posee los cinturones de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Mientras, el estadounidense de origen hondureño es el monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Por su parte, Verdejo podría regresar al ensogado en septiembre. Según el entrenador Ismael Salas, se espera que el contrincante sea uno de renombre.

El boxeador de 27 años explicó que su convencimiento de que puede ganarle a cualquiera en las 135 libras está basado en la preparación que ha trabajado con Salas y de la condición física que presente en este momento. Añadió que la clave para lucir de la forma en que lo hizo ante Madera el pasado jueves, fue el “empeño” que le ha puesto al trabajo y a todo lo que Salas le ha enseñado.

Al hablar de su pelea ante Madera, el puertorriqueño sostuvo que se sintió conforme con su desempeño, aunque hubiera querido que la pelea durara más de un asalto para demostrar su condición física. “No me dejó pelear casi, pero obviamente estoy contento con la victoria que obtuve. Yo pensé que él (Madera) me iba a durar un poco más, pero no asimiló la fuerza que yo traía”, puntualizó Verdejo, quien ahora acumula marca de 27-1, con 17 nocauts.