El cidreño José Pedraza sabe que el combate del sábado es sumamente importante para su deseo de coronarse en una tercera división. Ya fue campeón en las divisiones de las 130 y 135 libras. (Archivo)

Hace unos dos años atrás, Javier ‘El Intocable’ Molina básicamente se encontraba fuera del boxeo, trabajando en un almacén en California desde el cual, entre las cajas, pudo ver en su teléfono a José ‘Sniper’ Pedraza enfrentarse a Vasyl Lomachenko.

Eso al parecer encendió una llama que le llevó a cambiar su vida, pues Pedraza tiene casi su misma edad y ambos pelearon en las mismas Olimpiadas, las de Pekín en 2008.

“'Fast forward' dos años más tarde y aquí estoy contra él, estelarizando un cartel. He pasado muchas cosas en los pasados tres años y a veces la gente piensa que uno salió de la nada. Pero todo esto sucede por los cambios que hice en mi estilo de vida”, dijo el méxico-estadounidense Molina, durante la conferencia de prensa virtual realizada para la cartelera del sábado en la burbuja de Top Rank en el MGM Grand de Las Vegas, que contará con ocho peleas adicionales, entre ellas las de los boricuas Félix Caraballo y Frevián González.

Los peleadores, luego del encuentro con los medios, tendrán el pesaje oficial el viernes y el cartel del sábado, que será televisado mediante ESPN + , arrancará a las 7:30 p.m. hora de Puerto Rico. El combate de Pedraza y Molina comenzaría alrededor de las 10:00 p.m.

Molina, quien peleaba en 147 libras, pasó un periodo en que perdió el interés por el boxeo y su mente estaba en otras cosas, lo que le llevó, según dijo, a la indisciplina y a fiestar demasiado antes de motivarse a regresar. Este ha acumulado 4-0 desde que firmó con Top Rank en 2019, incluyendo los dos más recientes ante Amir Imam e Hiroki Okada, parecería tener el ‘momentum’ de su lado para su combate de este sábado ante Pedraza.

Pero Molina igual sabe que sube al ring como el ‘underdog’ para su combate a 10 asaltos en las 140 libras debido a los dos campeonatos en dos divisiones, y la cantidad de asaltos que acumula el boricua, a lo largo de su carrera.

Y ambos peleadores saben que su resumé no resiste una derrota más si es que realmente quieren lograr lo que buscan, que es colocarse a las puertas de una oportunidad titular.

“Nunca lo he menospreciado y sabemos que es bueno. Y sabemos que él es un natural en la división (junior welter) y yo vengo subiendo. Así que no tengo un oponente fácil”, manifestó Pedraza, quien se mostró sereno y pausado al hablar.

El boricua le restó importancia a la rapidez con que regresa al cuadrilátero, luego de haber derrotado a Mikkel LesPierre en el mismo escenario el pasado 2 de julio, y agregó que precisamente es lo que estaba buscando: darle movimiento a su carrera luego de un 2019 poco activo. Además, dijo que esta era una pelea de la cual se venía hablando desde mayo y que le interesaba.

Molina sugirió que espera hacerle honor a su apodo de ‘El Intocable’ con muchos movimientos sobre el ensogado, y Pedraza estuvo de acuerdo en que será un enfrentamiento técnico y táctico.

“Pienso igual. Va a ser una pelea entre ‘El Intocable’ y ‘Sniper’. La diferencia es que yo voy a poner más presión. Ambos somos estilistas, pero yo voy a salir a buscar la pelea, obviamente con mucha precaución”, dijo Pedraza.

“El ‘Sniper’ viene enfocado, con muy buena puntería, para quitarle el nombre de ‘El Intocable’”, agregó el boricua.

Molina comentó que el tema de que Pedraza pueda cambiar de guardia en medio del combate, como suele hacerlo, no es algo que le represente un problema.

“Sabemos que gusta de hacer eso. Y sin entrar mucho en asuntos de estrategia, tendremos una respuesta para cada cosa que haga. Me siento bien siendo el underdog, pero sé que vamos a sorprender a muchas personas el sábado en la noche”, finalizó Molina.

En la noche, el cidreño González (3-0, 1 KO) peleará a cuatro asaltos en las 130 libras contra Carlos Marrero (2-3-1, 0 KO’s), de Connecticut. Por su parte, Caraballo (13-2-2, 9 KO’s) chocará ocho asaltos contra el cubano Robeisy Ramírez (4-1, 3 KO’s) en las 126 libras.