Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Manny Rodríguez pareció dominar a Reymart Gaballo a lo largo de la pelea. (Amanda Westcott)

El boricua Emmanuel “Manny” Rodríguez sufrió anoche una controvertida decisión dividida ante el filipino Reymart Gaballo lo que le impidió pudo coronarse como campeón mundial interino en la división de las 122 libras.

Los jueces vieron ganar a Gaballo 116-112, 110-118 y 115-113 en el combate celebrado en Connecticut por la correa del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Rodríguez buscaba reinar de manera interina en las 122 libras. Ganó ese título de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en el 2018. Lo defendió una vez y lo perdió ante el pegador japonés Naoya Inoue en un intento por unificar el título del peso con la correa del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Gaballo, invicto en 23 combates, se convirtió recién en el rival de Rodríguez porque el oponente original, el también filipino y excampeón mundial Nonito Donaire, dio positivo a COVID-19 y no pudo pelear por el título.

Rodríguez pareció dominar a Gaballo a lo largo de la pelea utilizando su jab y controlando el combate. Tal vez no fue agresivo con su ofensiva, pero pareció ganar la pelea con su defensa y boxeo. Fue efectivo al estilo de riposta ante Gaballo, que fue el agresor.

“Fue una buena pelea, pero él ganó solamente dos o tres asaltos”, dijo Rodríguez a los medios. “Por cada dos golpes conectados míos, había uno suyo. Él sabe que perdió. Todos saben que nosotros ganamos. Mi esquina me dijo que saliera y que lo boxeara en los asaltos finales. Sabíamos que nuestra ventaja era tal que él necesitaba un nocaut a la altura de asalto 12. Esa era su única esperanza de ganar”.

Rodríguez, entrenado por Freddie Trinidad, sufrió su segunda derrota corrida y cayó a marca de 19-2. Fue el primer combate del boricua desde que cayó ante Inoue en el 2019. Lució con aire el sábado pese a la inactividad.

La decisión fue criticada por múltiples sectores del boxeo, como promotores y la prensa, que cubrió el combate. Esos dos sectores vieron ganar sin dudas al boricua.

Gaballo, por su parte, no pareció convencido de su victoria, según los comentarios que hizo a la prensa luego de conocer la decisión.

“Estoy contento y me siento bendecido de haber ganado la correa. Siempre estuve yendo hacia el frente. Controlé el ritmo de pelea, así que pensé que era una pelea cerrada y que pudo haber ido para cualquier lado”, dijo.