Elgy Morales, director técnico de la Selección. (Ramón “Tonito” Zayas)

Varios futbolistas puertorriqueños tronaron contra el director técnico de las Selecciones Nacionales, Elgy Morales, luego que señalara en una conferencia de prensa que algunos jugadores “se han negado” a unirse al onceno, mientras otros “no dieron el grado” durante los entrenamientos.

Héctor ‘Pito’ Ramos y Andrés Cabrero, quienes fueron figuras clave del combinado nacional, hicieron públicas sus quejas ayer, martes, previo a la victoria de 3-0 de Puerto Rico sobre Anguila en la última fecha del grupo C de la Liga C de las Naciones de la Concacaf, en el estadio Juan Ramón Loubriel, en Bayamón.

A preguntas de los medios en un encuentro celebrado el día antes del mencionado partido, Morales contestó que Ramos y Cody Laurendi “se han negado a unirse al equipo”, mientras que Cabrero y Joseph ‘Jackie’ Marrero “fueron invitados a entrenar, pero no dieron el grado en la parte física”.

“Me gustaría saber en qué se basa el entrenador Elgy Morales para decir en qué momento yo me he negado a no jugar para la selección de mi país. ¿Y cómo es posible que yo me niegue a jugar con la selección cuando en ningún momento me han convocado?”, cuestionó Ramos en una publicación en su perfil de Facebook.

“Es increíble que con diferentes caras siguen haciendo las cosas de mal en peor, y no tan solo en lo competitivo, sino queriendo desprestigiar a jugadores que han dado todo a la selección, física mental y emocionalmente. Respetemos para ser respetado”, agregó el delantero.

Ramos dijo que le “encantaría” ver las evidencias para las convocatorias para la selección y su supuesta negativa para jugar con el equipo.

El jugador resaltó la intención de algunos de sus compañeros de representar a Puerto Rico a pesar de circunstancias personales, como atender a sus familias, trabajar o estudiar “por un proceso que ni la misma administración respeta y mucho menos coge con seriedad”.

Ramos recomendó además a ser “más realistas” y aconsejó a los demás jugadores a que “no nos dejemos llevar por alguien que en su vida ha jugado o representado el fútbol a nivel competitivo profesional”.

Marrero, por su parte, declaró que se unía “a las palabras de mi hermano, compañero y amigo... aquí no hay nada más que decir”.

Mientras, Cabrero indicó que la agenda de la actual administración es “empezar de cero” y “limpiar la casa”, pues según él “no tienen interés de tratarnos como nos merecemos porque no nos respetan”.

“Me solidarizo con los jugadores, técnicos y directivos que respetan a los verdaderos protagonistas, que son los jugadores, y que entienden cómo es el balance de poder entre los veteranos, el staff (personal) técnico y la administración como para llevar a cabo un proceso sobresaliente”, sostuvo.

“Siempre sufrí los dolores del maltrato administrativo, pero para mí siempre fue más importante representar correctamente el sentimiento de mí patria y ayudar a mis compañeros a lograr sus mejores versiones. Se me agotó la tolerancia a este maltrato”, agregó.

Con la victoria del martes, Puerto Rico terminó segundo en el Grupo C de la Liga C del certamen con marca de dos victorias y dos derrotas (seis puntos). De hecho, la otra victoria del combinado boricua fue -precisamente- ante Anguila el pasado 15 de octubre por 3-2, en lo que representó el primer triunfo oficial de Puerto Rico desde el 2016.

Los dos reveses fueron contra Guatemala, que ganó la llave con marca perfecta de cuatro victorias en cuatro salidas. Puerto Rico y Anguila seguirán en la Liga C, mientras Guatemala logró el ascenso a la Liga B de las Naciones para la próxima edición del evento, que se celebra cada dos años.


💬Ver 0 comentarios