En la imagen, vista de las torres plaza Lusail, en el centro de Lusail, en Qatar, el 24 de noviembre de 2022.
En la imagen, vista de las torres plaza Lusail, en el centro de Lusail, en Qatar, el 24 de noviembre de 2022. (The Associated Press)

Lusail, Catar— A menos de un mes de albergar la final del Mundial, la ciudad de Lusail está extrañamente tranquila.

Las calles anchas y vacías, los vestíbulos desiertos y las grúas de construcción son una imagen habitual en este elegante distrito, situado a 20 kilómetros (12 millas) al norte de Doha, y que fue construido para acomodar a los aficionados al fútbol y a cientos de miles de residentes en la nación anfitriona, Catar.

Pero con el torneo futbolístico más importante en marcha, la vacía ciudad futurista plantea dudas sobre el uso que se le dará a la infraestructura que Catar ha construido para la cita luego de que los más de un millón de aficionados que viajaron para el torneo se marchen de la pequeña nación del Golfo Pérsico.

Elías García, un empresario de 50 años de San Francisco, visitó Lusail desde Doha con un amigo en un día en que no había partido en el estadio dorado con forma cuenco de la ciudad.

“Vinimos a ver, pero no hay muchas cosas aquí”, señaló García mirando a un enorme rascacielos con forma de media luna situado detrás de él, diseñado para imitar a las espadas curvas del emblema nacional qatarí.

Al otro lado de la calle, una valla ilustrada con escenas del desierto ocultaba una obra. “Todo parece estar en construcción”, apuntó García. “No hay más que solares vacíos con pequeños muros que colocan para hacerte creer que está en marcha”.

Visita aquí nuestro sitio especial sobre la Copa Mundial de Catar 2022.

En el viaje en coche desde Doha, es difícil pasar por alto el brillante perfil de la ciudad y su club náutico. Torres de colores pastel que parecen cajas apiladas se elevan desde el desierto. Las amplias avenidas dan paso a edificios en zig zag, cúpulas de cristal y bloques de viviendas neoclásicas. No está claro si alguien vive allí. La mayoría se publicitan como hoteles de lujo, departamentos o espacios comerciales. Sobre muchos de los inmuebles, todavía hay grúas.

Los planes para la ciudad de Lusail existían desde 2005, pero su construcción se aceleró luego de que Catar obtuvo el derecho a organizar el torneo cinco años más tarde. Respaldada por el fondo soberano qatarí de 450,000 millones de dólares, la ciudad fue diseñada para ser compacta y peatonal, y está conectada con la capital, Doha, por metro y un tren ligero.

Fahad Al Jahamri, que dirige los proyectos de Qatari Diar, la inmobiliaria que está detrás de la ciudad y cuenta con el apoyo de la Autoridad de Inversiones de Catar, ha calificado a Lusail como una “extensión de Doha” autónoma.

Las autoridades han dicho también que la ciudad forma parte de un plan más amplio que Catar, una nación rica en gas natural, tiene para construir una economía del conocimiento, una admisión del tipo de profesionales que el país espera atraer a la ciudad en el largo plazo.

Pero alcanzar su objetivo de alojar a 400,000 personas en Lusail será complicado en un país donde apenas 300,000 personas tienen la ciudadanía, y la mayoría de sus 2.9 millones de residentes son migrantes pobres que viven en campamentos, no en torres de lujo.

Incluso durante la Copa del Mundo, la ciudad de Lusail es mucho más tranquila que Doha, donde en la última década se han construido muchos edificios impresionantes de cara al torneo.

En el Place Vendome, un centro comercial de lujo que lleva el nombre de la gran plaza parisina, muchas tiendas no están abiertas todavía. Unos pocos turistas tomaban imágenes del skyline de Lusail en una tarde reciente desde el centro comercial mientras los cajeros hablaban entre ellos. En un edificio del centro que alberga el Ministerio de Cultura y otros departamentos gubernamentales, un guardia de seguridad dijo que casi todo el mundo había salido a las 11:00 de la mañana.

Consulta el calendario de partidos de la Copa Mundial y los resultados.

“Hasta en el metro, si vas un día que no hay partido, hay como cinco o 10 personas además de ti”, afirmó García.

En la isla artificial Al Maha, una multitud de hinchas y locales se relajaban en un club de playa de lujo, fumando pipas de tabaco shisha y bañándose en una piscina.

Timothe Burt-Riley dirigía al personal en la inauguración de una galería de arte más tarde esta noche. El director del local dijo que Lusail, o al menos la isla de Al Maha, con su parque de diversiones, sus tiendas de lujo, restaurantes y bares, sería un lugar de reunión para los locales.

“Esta es una isla totalmente artificial”, dijo Burt-Riley. “Es una locura lo que pueden hacer”.

Según él, Catar podría encontrar la forma de utilizar la infraestructura que ha construido para el Mundial, incluyendo los siete nuevos estadios, pero admitió que podría “tomar tiempo”.

💬Ver comentarios