Ansu Fati, a la derecha, y el Barcelona llegan al clásico ante el Real Madrid, luego de registrar una fácil victoria en su primer compromiso en la Liga de Campeones. (Joan Monfort)

Por Joseph Reboyras

Especial El Nuevo Día

Luego de un verano en el que Lionel Messi estuvo a punto de marcharse del FC Barcelona, el club catalán empezó la temporada 2020-2021 con unos resultados esperados al sumar dos victorias, un revés y un empate en la Liga de España.

Y el sábado, el Barcelona y el Real Madrid jugarán el primer clásico de la temporada con la ausencia de los 90,000 aficionados debido al coronavirus.

Real Madrid llega al partido con derrotas seguidas, una contra el Cádiz en la Liga y otra en la Liga de Campeones. Barcelona, por su lado, viene de alcanzar una victoria en su debut en la Champions.

Asimismo, Messi solo ha marcado dos goles, y ambos han sido penales desde el inicio de la temporada. El rol que ha tomado Messi en el equipo ha sido distinto, tras la llegada del nuevo director técnico del Barcelona, Ronald Koeman.

La decisión de Koeman de no contar con dos grandes amigos de Messi para esta temporada, Luis Suarez, el tercer máximo goleador del club catalán, y Arturo Vidal, ocasionó que la relación entre el agentino y el equipo se deteriorara más.

Koeman decidió no contar con Suárez, pero sí con el delantero francés Antoine Griezmann, quien desde su llegada al club no ha sido el mismo jugador que se vio en el Mundial de Rusia. Su nivel de juego ha sido uno bajo con el FC Barcelona. Desde disparos a la nada y desenmarques al aire, Griezmann ha anotado solo siete goles en los 29 partidos de todas las competiciones que ha participado en el 2020. De igual forma, no marca desde julio.

El delantero francés, Antoine Griezmann, posa para la prensa durante su presentación oficial, luego de firmar para el FC Barcelona. (AP / Emilio Morenatti)
El delantero francés, Antoine Griezmann, no ha lucido con el Barcelona desde su llegada al club.

En cambio, a pesar de haber tenido una salida "muy difícil' del club, el uruguayo Luis Suárez ha lucido rejuvenecido con el Atlético Madrid, ya que ha marcado tres goles en los últimos cinco juegos. Suárez debutó de manera impresionante con el Madrid, tras anotar un doblete y una asistencia en 20 minutos.

No obstante, no todas son malas noticias para el club catalán. Debido al estilo de juego de Koeman, el Barcelona ha contado con dos nuevos protagonistas esta temporada. Se trata del brasileño Philippe Countinho y de la joven promesa Ansu Fati. Luego de su préstamo al Bayern Múnich durante la pasada campaña, Coutinho ha lucido distinto tanto físicamente como en su rendimiento en el campo.

El brasileño aumentó 11 libras en un año, y nueve de ellas en masa muscular, según dijo el equipo. Además, ha lucido sensacional desde su regreso al club, ya que ha participado en al menos un gol por partido, asistiendo dos goles y marcando tres en lo que va de temporada.

De igual forma, Ansu Fati, de 17 años, ha demostrado que es el futuro del Barca, tras convertirse fundamental en el once de Koeman y en el máximo goleador del Barcelona con cuatro goles esta temporada.

Barcelona, a diferencia de su archirrival Real Madrid, se ha visto en mejor forma, y la conexión entre Fati y Messi podría llevarlos al tope de la liga española, pese a que el trofeo de la Liga de Campeones parece que no llegará al Camp Nou, esta temporada, debido al alto nivel en que están compitiendo equipos como el actual campeón el Bayern Múnich.

Esta semana, en el primer partido de la Liga de Campeones se vio esa conexión, entre los jugadores del azulgrana cuando Messi realizó una jugada que terminó en un gol de penal, seguido por un tanto de Fati, quien luego asistió a Countinho.

Sin embargo, el futuro en el Barcelona continúa siendo uno incierto, a pesar de que esta semana anunciaron la renovaciones de contratos de Gerard Piqué, Marc-Andre Ter Stegen, Clément Lenglet y Frenkie de Jong, pese a que no hay actualizaciones de la extensión de Fati, cuyo contrato finaliza en 2022. De igual manera, tras las disputas entre Bartomeu y Messi, es difícil pensar que el argentino no se marchará del club al finalizar esta temporada.