Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi, al centro, intenta llevarse el balón ante el centrocampista del Ahtletic, Unai Vencedor, durante el encuentro del domingo en la final de la Supercopa de España. (Jose Manuel Vidal.)

MADRID - Después de sucumbir en la final de la Supercopa de España, el Barcelona temblaba el lunes ante la posibilidad de que Lionel Messi reciba una severa suspensión tras agredir a un rival al final del partido.

💬Ver comentarios