María Maysonett fue uno de los casos confirmados de jinetes contagiados del Hipódromo Camarero. En la foto junto a su esposo, el también jinete Francisco Maysonett. ([email protected])

Por lo menos cinco jinetes, cuyos nombres fueron confirmados por representantes de los dos gremios que los representan, dieron positivo al contagio con COVID-19 y El Nuevo Día supo que el líder de la Asociación de Jinetes, Alberto Ojeda, solicitó por escrito con fecha del miércoles, la paralización de las carreras en el Hipódromo Camarero.

No obstante, al parecer Ojeda desistió de la petición un día después y cuando este medio lo abordó hoy, viernes, no confirmó ni negó que hubieran más contagios, y no quiso hacer declaraciones.

El Nuevo Día tuvo acceso, por vía del licenciado Axel Vizcarra (presidente de la Confederación de Jinetes), a la carta por correo electrónico que Ojeda le cursó a Maymó Azize con copia a Alex Fuentes, vicepresidente del Hipódromo Camarero, así como a otros representantes de la industria deporte.

“Buenos días licenciado. Luego de realizar varias pruebas de COVID a los jinetes y de haber tomado medidas para evitar el contagio entre estos, no ha sido posible evitar que sucediera”, le escribió Ojeda a Maymó Azise con fecha de este pasado 29 de julio. “Por tanto, y ante la situación que enfrentamos con varios jinetes positivos al COVID-19, el resto de nuestra matrícula y este servidor han tomado la deterrminación de no montar en carreras oficiales, tampoco asistirán a los traqueos matinales. Por lo cual, solicitamos que se suspendan las carreras hasta tanto se garantice la salud de los jinetes y la población hípica en general”.

El Hipódromo Camarero, en cambio, reanudó sus carreras hoy, viernes, un día después de que quedaran suspendidas por el paso de la tormenta Isaías el jueves.

Por su lado, el presidente de la Confederación de Jinetes Puertorriqueños, licenciado Axel Vizcarra, y el veterano de las bridas Javier Santiago, miembro de la Asociación, confirmaron en entrevistas por separado que Carlos Hiram Márquez Jr. y María Maysonett se sumaron a los casos previamente reportados, del propio Santiago, David Rosario y Miguel Sánchez.

“Son los nombres que puedo dar por ahora, pero hay como seis más”, dijo a El Nuevo Día Vizcarra, quien agregó que en esa cifra no están contados otro sinnúmero de empleados de otras áreas del hipódromo, específicamente en los establos, e incluyendo mozos de cuadra y palafreneros.

Vizcarra fue el primero que solicitó la paralización de las carreras, cuando le envió una misiva el pasado martes, 21 de julio al director ejecutivo de la Comisión de Juegos del Gobierno de Puerto Rico, el licenciado José Maymó Azize. Este le solicitó además que se reforzaran las medidas de seguridad y preventivas en el hipódromo, pero este viernes denunció que ahora, luego de que aumentaran los contagios, es que Camarero “está comenzando a hablar de tomar medidas que ya él había recomendado”.

“Ahora están hablando de habilitar un ‘jockey room’ externo, que era lo que yo había solicitiado, cónsono a como estaba ocurriendo en Estados Unidos”, agregó.

Vizcarra, en un dato que fue confirmado luego por el jinete Javier Santiago, denunció que la promesa de hacerle pruebas el pasado viernes a los jinetes, luego de que se revelara la muerte de un empleado de Camarero que trabajaba en el área de circuito cerrado, resultaron un fiasco, pues el laboratorio que acudió a realizarlas solo tenía los llamados ‘rapid tests’.

Contagiadas también la esposa e hija del jinete Javier Santiago

“Lo que paso fue que el viernes, nos dividimos en dos grupos. Cuando nos enteramos que el laboratorio que fue al hipódromo lo que iba a hacer era la prueba de la sangre, hubo un grupo como de siete u ocho que fuimos a otro laboratorio para que nos hicieran la prueba molecular. Y de esos siete u ocho, cinco dimos positivo”, expresó Santiago a El Nuevo Día, y quien se encuentra convaleciendo en su hogar, luego de acudir a un hospital el pasado sábado a recibir atención médica.

“Todos los demás (jinetes) se hicieron la prueba en el hipódromo, pero fue la de sangre. Y como puedes ver, eso no es algo certero”, aseguró Santiago, quien dijo que en el hospital a él le realizaron ambas, y además la de micoplasma, y en la llamada prueba rápida arrojó negativo a la presencia de COVID-19 a pesar de que ya tenía los síntomas del virus.

Vizcarra teme que algunos de los colegas que siguen montando, sean casos de falsos negativos, poniendo en peligro la salud de otros compañeros por no hacerse la prueba molecular.

Santiago dijo que posterior a él, su esposa y su hija de 17 años, también arrojaron positivo al COVID, mientras que su hijo varón de 20 años, fue el único en dar negativo, y se encuentra aislado en otra residencia de amistades de la familia.

“Si no se hacen la molecular, estoy seguro que esto va a seguir. Ya tengo la certeza que no hay otra alternativa. Yo tengo dos pruebas, la de sangre y la molecular, y una dio negativo y la otra positivo”.

De su parte Vizcarra ha denunciado insistentemente que los casos son más y que la empresa operadora del hipódromo y el director ejecutivo de la Comisón de Juegos, están ocultándolo.

El Nuevo Día habló a principios de semana con el presidente de Camarero, Ervin Rodríguez, y este dijo que la razón por la que se realizaron pruebas rápidas es por la escasez de materiales en los laboratorios del país, y que los contagios de Santiago y de Rosario ocurrieron fuera del hipódromo.

No explicó qué diferencia hace que ambos se hayan contagiado dentro o fuera del hipódromo, cuando es sabido que una persona puede estar asintomática antes de conocerse que está contagiado. Y en el caso de ambos, se mantuvieron montando en el hipódromo hasta el último momento.