Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Maggie Steffens, aquí impartiendo instrucciones a jóvenes del patio que acudieron a las clínicas de polo acuático en Guaynabo, viajó desde Hungría a la isla para este compromiso.
Maggie Steffens, aquí impartiendo instrucciones a jóvenes del patio que acudieron a las clínicas de polo acuático en Guaynabo, viajó desde Hungría a la isla para este compromiso. (Andre Kang)

En medio de la crisis económica que también atacó al deporte en la isla, la Federación Puertorriqueña de Natación (FPN) comenzó a recibir desde ayer una ayuda ‘caída del cielo’ con la presencia de dos campeonas olímpicas que se comprometieron con el proyecto de levantar la disciplina del polo acuático boricua.

💬Ver comentarios