El jugador de 22 años firmó tarjeta de 67 golpes este domingo para terminar sus cuatro rondas en la isla con 23 bajo par.

Río Grande - Luego de una ronda sabatina de ensueño en la que grabó algunos récords para la historia del Latin America Amateur Championship (LAAC), el argentino Mateo Fernández de Oliveira parecía decidido a no dejar escapar el campeonato, el mismo se le escapó hace un año en República Dominicana al quedarse a un solo golpe.

El jugador de 22 años firmó tarjeta de 67 golpes este domingo para terminar sus cuatro rondas en la isla con 23 bajo par, y alzar el trofeo de campeón del LAAC, que le dará el derecho de jugar en tres grandes eventos del golf profesional este año, incluyendo el Masters de Augusta y el Open Championship (Abierto Británico).

Dos puertorriqueños, Jerónimo Esteve y Roberto Nieves, terminaron dentro del ‘Top 10′ al cerrar en la octava y novena posición, respectivamente, en el torneo que se disputó en el Grand Reserve Golf Club de Río Grande.

Fernández, que terminó la séptima edición del LAAC en Casa de Campo, República Dominicana, con 282 golpes, en Puerto Rico tiró un torneo de ensueño y cerró con 265 golpes, para aventajar por cuatro al mexicano Luis Carrera, quien llegó segundo con 269 golpes. Carrera tuvo, de igual manera, tarjeta de 67 golpes en la cuarta ronda.

El también argentino Vicente Marzilio, que empató en 2022 con Fernández en la segunda posición, arribó esta vez tercero a seis golpes del líder, con 271.

“Cuando iba caminando del ‘fairway’ al hoyo 18, lo que me iba imaginando era el Masters. Creo que voy a cumplir un sueño, el sueño de todos los golfistas. Ya lo voy a hacer y voy a estar muy orgulloso. La semana que viene vamos a estar ahí y lo voy a poder ver en primera persona, y creo que va a ser algo muy especial”, confesó Fernández en la conferencia de prensa posterior a recibir el vistoso trofeo de campeón y la medalla de oro, haciendo referencia al viaje que realizará para ver el campo del Augusta National Golf Course por primera vez, antes de jugar el prestigioso evento del Masters Tournament del 3 al 9 de abril.

Para Fernández, estudiante de Arkansas (Razorbacks) y natural de Buenos Aires, fue la ronda del sábado la clave para posicionarse en ruta al campeonato del LAAC, aunque comenzó la última jornada con solo cuatro golpes de ventaja sobre Carrera, la que mantuvo hasta el final después de los últimos 18 hoyos.

“El año pasado, cuando me quedé corto por uno, recuerdo que me preguntaron cómo me sentía. Me acuerdo que había arrancado de atrás siete golpes, o sea que no voy a decir que era mi chance más claro de ganar, viniendo de siete golpes atrás”, dijo el ganador.

Fernández entró al torneo en Río Grande como el segundo golfista de mejor clasificación (34) en el World Amateur Golf Ranking entre los 108 que participaron, y el sábado mostró por qué cuando empató con tarjeta de 63 golpes el récord para una mejor ronda en la historia del LAAC, que estaba en poder del chileno Joaquín Niemann desde 2018, cuando ganó este certamen.

Pero no todo quedó ahí, pues sus nueve birdies en una misma ronda empataron el récord de 18 hoyos de los argentinos Joaquín Bonjour (2015) y Alejandro Tosti (2016). Por otro lado, Mateo dejó en el olvido la anterior marca de golpes totales luego de 54 hoyos, que era 206, al acumular solo 198 después de tres días.

“El año pasado no aproveché el hoyo 18 y por eso también me quedé corto por uno. Pero todo lo que agarré, esa experiencia de esa semana, fue superpositivo, y creo que a lo largo del año me ayudó en semanas más importantes como el National Championship, que es para nosotros los que jugamos en ‘college’, el Western Amateur, el US Amateur… En todas esas semanas fui aprendiendo más y dándome cuenta de que puedo”.

Fernández dijo también que se sintió cómodo en el campo del Grand Reserve, una muestra del por qué tiró para 23 bajo par.

“Creo que me quedaba bien al ojo la cancha. A mí por lo general me gusta jugar en canchas que son un poco más anchas visualmente, pero que después se hacen angostas, como podía ser acá”.

Esteve fue el mejor entre los boricuas

Del total de nueve boricuas que comenzaron el jueves el LAAC, siete hicieron el corte después de las primera dos rondas, y de esos, Esteve y Nieves volvieron a meterse entre los mejores 10 del torneo. En Casa de Campo en 2022, el orden fue invertido al de esta ocasión, pues Nieves venía de un sexto lugar y Esteve de terminar noveno en un empate.

“Honestamente me traté de preparar para ganar el torneo. Como que simplemente no tenía el ‘firepower’ para quedarme con esos niños, que estaban jugando un golf espectacular. Estaba medio deprimido cuando acabé ayer (sábado) porque jugué bien, pero estaba a 13 golpes del líder. Estaba medio deprimido y hablé con mi maestro, y me lo puso bien fácil. Me preguntó, ¿cuántos otros jugadores están jugando que tienen a tres hijos, están casados, y corren un negocio? No hay uno, así que tienes que estar orgulloso de lo que hiciste. Jugué hoy tranquilo. Hoy pudo haber sido una ronda muy buena, pero igual que toda la semana, boté demasiados tiros alrededor de los ‘greens’ y no me sentía bien con los ‘wedges’. Tiré lo que tiré, es lo que pude hacer”, aseguró Esteve, quien entregó tarjeta de 68 golpes para cerrar el torneo con su mejor ronda, y totalizar 279, nueve bajo par.

Nieves, en tanto, sumó 280 golpes al tirar por segundo día consecutivo un 69.

En lo que respecta a los demás boricuas, Ian Aldarondo llegó en un empate en la posición 19 con 285 golpes, al tirar una última ronda de 71; Diego Saavedra empató en la posición 23 (74 golpes en la última ronda, 286 de total); Max Alverio y Erick Morales empataron con dos jugadores más en la 37 con 290 golpes; y Kelvin Hernández empatado en la 41 con 291 golpes.

💬Ver comentarios