Se adhiere a los criterios de The Trust Project
¿Eres amante del golf? Conoce los principales tres campos en Río Grande

Este municipio norteño es anfitrión del Puerto Rico Open, el torneo más importante que se celebra en la isla

26 de junio de 2022 - 8:14 PM

Nota de archivo
Esta historia fue publicada hace más de 2 años.
Imagen del campo Ocean en el Wyndham Rio Mar. (Isabel Ferré Sadurní)

Más allá del verdor y la majestuosidad que exhibe El Bosque Nacional El Yunque, que atrae a miles de visitantes anualmente a este pueblo, Río Grande es también el hogar de terrenos con una impresionante belleza natural convertidos en campos de golf.

Somos Puerto Rico hizo un recorrido por los tres campos de golf que atesora este municipio. A continuación, una mirada a cada uno.

Grand Reserve Golf Club

La exclusiva vista al mar, la proximidad al Bosque Forestal El Yunque y la brisa refrescante que abraza los verdosos campos de golf en el Grand Reserve Golf Club, en Río Grande, le han dado el mérito para constituir el escenario idóneo para importantes eventos internacionales donde se reúnen los más destacados golfistas de Puerto Rico, Estados Unidos y el mundo.

El Puerto Rico Open del PGA Tour el Puerto Rico Island Championship y, próximamente, la octava edición del Latin America Amateur Championship (LAAC), entre otros grandes torneos, son celebrados en este complejo turístico atraídos por las maravillas naturales que ofrecen a la vista del golfista.

Heist Hendrich, director del exclusivo campo de golf, asegura que es la vista al océano y el hermoso paisaje que bordea las 7,500 yardas del afamado campo, el mayor atractivo de su casa club. “Nuestros campos están muy cerca del mar. Otros campos tienen vistas al mar, pero no tan cerca del mar como el nuestro. Eso nos trae actividades, torneos grandes como el PGA Tour. Además, somos el mejor campo de práctica en esta zona. Cada campo tiene diferentes diseños para atraer sus miembros, el diseñador de este campo es Tom Kite”, comentó el experimentado golfista.

El campo, que fusiona la naturaleza, la vida silvestre y la recreación deportiva en un mismo escenario, ha sido desde el 2008 la plataforma para que golfistas de calibre mundial expongan sus talentos en la isla atrayendo a cientos de seguidores hasta Río Grande. “Este campo es de campeonatos… En el Caribe ya es considerado como el primer campo. Recientemente, tuvimos el torneo en abril con participación internacional, cerca de 144 representantes de distintos países estuvieron aquí”, expresó Hendrich quien encabeza los esfuerzos de transformación de este campo de golf desde hace poco más de seis meses.

Con 27 hoyos, el campo del Grand Reserve Golf Club recibe decenas de golfistas aficionados semanalmente; el 80 por ciento de estos son residentes de la zona metropolitana que gustan de practicar este deporte mayormente los fines de semana. Sin embargo, en la semana los campos de golf son recipientes de la visita de ciudadanos de la zona o turistas, golfistas principiantes, que desean probar suerte con el afamado deporte.

“No tienen que ser miembros para venir y disfrutar del campo; no tienen que saber jugar. Aquí hay un campo para principiantes y ofrecemos clases. Para los novatos está Jesús Rodríguez, que da clases individuales o grupales”, mencionó.

Wyndham Grand Rio Mar Puerto Rico Golf & Beach Resort

Recorrer las inmediaciones de los campos de golf del Wyndham Grand Rio Mar Puerto Rico Golf & Beach Resort provoca una sensación de relajación por el diseño que resalta los cuerpos de agua y un impecable cuidado del terreno que atrae a los golfistas.

El área designada a la actividad deportiva supera las 12,000 yardas, pues los campos en este espacio se dividen en dos partes. El River, que cuenta con 6,900 yardas, fue diseñado por el golfista profesional australiano, Greg Norman, y ubicado en medio del cauce del río Mameyes. El campo goza de una extraordinaria vista a las montañas del Bosque Forestal El Yunque. La segunda parte, es el campo Ocean, que fue diseñado por los arquitectos de campos Tom y George Fazio. El espacio ocupa cerca de 6,700 yardas y dirige la mirada del golfista hacia el Océano Atlántico.

“Tenemos 537 miembros y creciendo… Tenemos socios de toda la isla; un 80 por ciento es de la isla y el 20 por ciento de afuera que vienen por temporada casi siempre entre noviembre a marzo. Trabajamos en conjunto con el hotel. Las estadías en el hotel le dan créditos para que puedan utilizarlos en el campo de golf”, indicó Seth Henrich, director del Rio Mar Golf Club.

El ejecutivo aludió a que el trabajo remoto, a causa de la pandemia, ha permitido que muchos ciudadanos tengan más tiempo libre para invertir en pasatiempos o innovar en otras actividades diversas, por lo que Rio Mar Golf Club desarrolló una plataforma cibernética donde el prospecto o miembro bonafide de la organización puede separar el espacio ya sea para el campo de golf u otras amenidades como las canchas de tenis o la piscina. “Tenemos muchos miembros que vienen con sus familias. Tenemos un área de práctica para los principiantes. Ellos ofrecen clases de golf para todos desde principiantes, hombres, mujeres y niños. Actualmente hay más hombres que mujeres, pero desde el Covid ha aumentado la participación femenina. La aplicación nos ayuda a que las personas pueden aplicar la hora que desean venir a practicar,” dijo.

La serenidad que provoca este campo y el compromiso social que persiguen sus administradores lo han hecho merecedor de múltiples eventos nacionales dirigidos a recaudar fondos para organizaciones sin fines de lucro. “La organización, en combinación con la compañía o los organizadores de los eventos, acuden aquí y nosotros cooperamos con el campo y los organizadores hacen el resto”, dijo el también golfista que lleva más de 16 años al frente de la operación de distintos campos de golf alrededor del mundo.

Estos campos de golf están disponibles seis días a la semana. River, no opera los martes; Ocean no opera los lunes, pues son días de mantenimiento.

El Nuevo Día
(El Nuevo Día)

Bahía Resort Golf Club

La fusión de la práctica del deporte del golf y un ecosistema protegido y saludable es lo que persigue Bahía Golf Resort desde el 2007 luego de renovar su diseño priorizando la conservación de lo que llaman un “santuario natural”.

El diseño del espacio estuvo a cargo del experimentando arquitecto de campos, Robert Trent Jones Jr., tomando en consideración –principalmente- la conservación ambiental.

“Aquí en bahía, como el campo fue diseñado a través de la naturaleza, tú te sientes como que estás solo con la naturaleza. El campo puede estar lleno, pero tú te sientes en paz y tranquilidad”, dijo Alberto Ríos, gerente general de la Casa Club de esta hospedería en Río Grande.

“El tipo de campo le llama la atención a cualquier jugador de todo tipo de juego; puede ser un principiante o puede ser un jugador ya profesional o alguien que lleva mucho tiempo jugando y juega a un buen nivel. El campo tiene esa habilidad que lo puede disfrutar cualquiera. Cuando se hizo el diseño fue tomando en cuenta la naturaleza. Los hoyos de golf recorren a través de la naturaleza”, destacó.

Con una ubicación ambiental privilegiada, los campos de golf cuentan con 18 hoyos rodeados de exuberantes plantas nativas, manglares y lagos que conforman parte del ecosistema. “Los lagos son monitoreados y, para poder cumplir con la certificación internacional, no podemos utilizar cualquier producto. Se utilizan fertilizantes orgánicos y menos impactantes para el ecosistema que tenemos”, manifestó el gerente.

“Pienso que es el estilo que tiene el campo (lo que atrae). Muchos campos en todas partes son un hoyo al lado del otro. El enfoque principal es la naturaleza, lo que en inglés se llama el ‘routing’ de los hoyos. Como los hoyos corren entremedio de mucha vegetación, todo el plan inicial del resort entero es tratar que todo lo que se vaya a hacer impacte o afecte lo menos posible a la naturaleza”, agregó Ríos.

En el lugar, también se hacen eventos de recaudación de fondos para entidades sin fines de lucro. De hecho, son estos torneos los que ayudan a atraer nuevos participantes a la Casa Club, que incluye en sus membresías la cancha de tenis, unos inflables en el lago y los campos de golf. “Tenemos membresía, somos un club privado, pero a la misma vez puede venir aquel que no es socio. Tenemos jugadores locales que viven aquí en la isla, turistas que se quedan en el hotel y cerca de 343 socios que incluyen residentes y no residentes. Proveemos servicios de dar clases con entrenadores que son parte del golf club”, dijo Ríos.

Una de las proyecciones de la Casa Club es aumentar la participación femenina lo que, a juicio de Ríos, ha ido ocurriendo en los últimos meses. “Ha ido creciendo la participación femenina, jugando o mostrando interés en esta Casa Bahía… Tenemos una clínica dos veces al mes para las socias y, de tener dos a tres en las clínicas, ya tenemos ocho a nueve”, concluyó.

Conoce más historias de nuestros pueblos en Somos Puerto Rico.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: