Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El mariscal de campo de los Patriots Tom Brady alza en brazos a su hijo, Ben, durante la celebración del triunfo sobre los Rams de Los Ángeles en el Super Bowl LIII. (AP / Mark Humphrey)
El mariscal de campo de los Patriots Tom Brady alza en brazos a su hijo, Ben, durante la celebración del triunfo sobre los Rams de Los Ángeles en el Super Bowl LIII. (AP / Mark Humphrey)

Pases incompletos repetidos de ambos equipos, una intercepción a la leyenda viviente Tom Brady, mucha defensa, un intento de gol de campo fallido y nada de touchdowns... hasta los últimos siete minutos.