Sebastián Rivera vence a Maxim Sacultan, de Moldavia.
Sebastián Rivera vence a Maxim Sacultan, de Moldavia. (United World Wrestling / Tony Rotundo)

Los luchadores puertorriqueños Sebastián Rivera e Ethan Ramos se unieron al pequeño grupo de atletas nacionales que practican esta disciplina en posicionarse entre los primeros ocho del mundo durante su participación el Campeonato Mundial de Lucha, que se celebra en Oslo, Noruega, hasta el 10 de octubre.

Tanto Rivera, que luchó en los 65 kilogramos (kg), como Ramos (86 kg) culminaron séptimos en sus respectivos pesos. Ambos compitieron en estilo libre.

Los únicos otros deportistas que habían logrado esto fueron Mabel Fonseca, que obtuvo bronce en los 59 kg en el Mundial de Grecia 2002, Franklin Gómez con su plata en el Campeonato de Estambul 2011 en los 60 kg y Jaime Espinal, que obtuvo plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2011 en los 84 kg.

Este resultado fue celebrado por el presidente de la Federación de Luchas Asociadas de Puerto Rico, Pedro, quien reconoció que no lo esperaba.

Esto fue una excelente sorpresa. No puedo decir que lo esperaba, pero es una agradable sorpresa. Son muchachos jóvenes. Sebastián tiene 23 años, Ethan tiene 25. Este es el relevo generacional de la lucha”, apuntó Rojas.

“Estar entre los primeros ocho del mundo solo lo han logrado antes Mabel, Franklin y Jaime”, agregó el líder federativo.

Elevarán una queja a la federación internacional

La celebración de Rojas va con un asterisco luego que Rivera perdiera el combate que lo hubiera llevado a disputar una medalla de bronce en su división por una decisión que entiende fue injusta. Según el también entrenador, el proceder de los jueces provocó que el combate de Rivera ante Krzysztof Bienkowski terminara 7-6 a favor del atleta polaco.

Esta decisión ha sido protestada por la federación nacional, que le envió una carta a Nenad Lalovic, presidente de la United World Wrestling, organismo que rige este deporte en el mundo.

“A Sebastián se le despojó de forma descarada la oportunidad de disputar la medalla de bronce. De hecho, nosotros le estamos escribiendo una carta a la federación internacional para que revise eso porque fue un total descaro. De los siete puntos del polaco, le regalaron cuatro”, declaró Rojas, quien entiende que Rivera tenía una oportunidad real de ganar bronce.

“Los primeros dos puntos, lo que sucede es que hay una salida del colchón que tenían que parar y darle un punto a Sebastián porque había sacado al otro atleta. Sin emabrgo, ellos dicen que no estaba completamente afuera. Pero la regla te dice que si tienes las dos manos, y los dos hombros y la cabeza afuera. Estás afuera. De ahí. ocurre un contraataque el polaco, que marca dos puntos. Pero si estás afuera, no puedes marcar puntos”, explicó Rojas.

“Nosotros reclamamos que había un punto para nosotros por salida del colchón y que no se le puede otorgar puntuación a alguien que sale del colchón, pero perdimos el ‘challenge’ (la reclamación). Así que le dieron un punto adicional al nosotros perder ese ‘challenge’”, agregó.

Con el combate 6-4 a favor del boricua, hubo una salida de ambos luchadores fuera del colchón desde la posición de abajo, por lo que según las reglas no deben marcar puntos. Sin embargo, le marcaron un punto al polaco y le dieron una amonestación a Rivera. Esta amonestación provocó que la acción se reanudara con el puertorriqueño desde abajo, lo que le dio una ventaja a su contrincante.

“Pusieron a Sebastián abajo, el polaco lo tiró y Sebastián perdió por un punto faltando 18 segundos para que se acabara el combate”, expuso.

Bienkowski terminó quinto.

Rojas contó que luego del resultado, se reunieron con la comisión técnica del Mundial, y salió convencido de que tenía la razón porque los miembros de ese ente nunca ripostaron sus señalamientos.

Esta es la segunda ocasión en que un competidor de la isla se ve afectado por una determinación de los jueces, luego de la situación que enfrentó Gómez en su pelea de la ronda cuartos de final de los pasados Juegos Olímpicos Río 2016.

En ese momento, el representante boricua quedó eliminado cuando los oficiales del combate le negaron unos puntos que originalmente le habían otorgado, y que luego le confirieron a su rival, el uzbeko Ikhtiyor Navruzov, para verle perder el combate por marcador 8-5. Los árbitros de ese combate fueron expulsados, pero nunca se revirtió la decisión adversa contra Gómez.

Este suceso es mencionado en la carta dirigida a Lalovic. Igualmente, se le pide que observe el combate que motivó la misiva y piden una disculpa de los jueces.

💬Ver comentarios