Los entendidos piensan que los atletas sí deben llevar su protección en los traslados, pero no al ejercitarse. En la foto una mujer ejercitándose en el área de Condado. (tonito.zayas@gfrmedia.com)
Los entendidos piensan que los atletas sí deben llevar su protección en los traslados, pero no al ejercitarse. En la foto una mujer ejercitándose en el área de Condado. ([email protected])

El uso de mascarillas durante el ejercicio es lo menos indicado, según opinaron dos entendidos del deporte consultados por El Nuevo Día, que además advirtieron que puede ser contraproducente para la salud por la aspiración del dióxido de carbono.

Lejos de hacer un reclamo para que las medidas se flexibilicen, de tal modo que toda la ciudadanía salga a la calle a la vez a ejercitarse sin tomar precauciones, lo que el entrenador de atletismo y profesor universitario Carlos Guzmán,  y el fisiólogo del ejercicio José Cruz recomiendan es que se eviten las aglomeraciones de personas. 

Entre otras precauciones también exhortan a que se establezcan -por parte de las autoridades del país- diversos horarios para permitir el ejercicio al aire libre, y que se seleccionen instalaciones con suficiente espacio como para permitir el distanciamiento social requerido y así minimizar el potencial contagio de COVID-19.

La semana pasada entró en vigor la nueva orden ejecutiva de la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, para reiniciar paulatinamente, y por fases, la actividad económica del país luego de la cuarentena decretada a mediados de marzo como respuesta a la pandemia del coronavirus.

Y aparte del comercio, entre las actividades del diario vivir que ya se permiten, está la de ejercitarse al aire libre. Sin embargo, este permiso tiene diversas restricciones, incluyendo el uso de mascarilla, además de que la apertura solo se permitió a los corredores, caminantes y ciclistas.

Esta medida, sustentada en las recomendaciones del cuerpo médico asesor de la gobernadora para el manejo de la crisis por la pandemia, ha colocado en una gran disyuntiva a los atletas de alto rendimiento, pues algunos se ven obligados a arriesgarse a que alguien los acuse de estar en el exterior corriendo sin protección, o resignarse a dejar de entrenar.

“No es que se quieran violar las órdenes del gobierno. Solo que para el deporte, las recomendaciones no deben ni pueden ser genéricas”, advirtió Cruz.

Para los atletas, más allá de un asunto de buscar comodidad, el uso de mascarilla durante el ejercicio puede ser perjudicial.

“La mascarilla no está diseñada para hacer ejercicios, porque el mismo dióxido de carbono te rebota”, dijo, por su parte, Guzmán, un estudioso de la metodología del ejercicio y entrenador de los semifondistas olímpicos Wesley Vázquez y Andrés Arroyo. Guzmán aclaró que la mascarilla sí debe ser compulsoria y necesaria para los traslados de un lugar a otro, o si se acude a un lugar donde haya aglomeración de personas. Pero jamás durante el ejercicio.

Ambos profesionales coincidieron en el sentido de que el tema de la mascarilla durante el ejercicio afecta tanto a atletas de alto rendimiento como a la población general que sale a ejercitarse.

“El asunto va más allá de los atletas de alto rendimiento. Va con el derecho universal de la actividad física y el ejercicio”, agregó el entrenador Guzmán.

Guzmán, que además es profesor de la Universidad Ana G. Méndez, ha estado bien activo en las redes sociales antes y después de que se emitiera la orden ejecutiva, compartiendo diversos estudios publicados en distintos medios del mundo, y otros temas relacionados, incluyendo cómo algunos países en Europa comenzaron a reabrir la actividad deportiva al aire libre. Y entre esos se incluye España.

También expuso en su cuenta de Facebook los que a su juicio son  cinco puntos en que la orden ejecutiva falla respecto al tema del ejercicio al aire libre durante la pandemia.

Pero la noticia más impactante que compartió Guzmán, la publicó originalmente el sitio australiano 7News.com.au, acerca de dos niños chinos que murieron con una semana de diferencia, luego de realizar actividad física en sus respectivas escuelas. Y atribuyen ambos decesos al hecho de que utilizaban mascarillas al momento de realizar pruebas de corrido como parte de sus requisitos de la clase de educación física.

De acuerdo al reporte periodístico citado por el profesor Guzmán, algunas jurisdicciones en China se están moviendo para cancelar esas pruebas de eficiencia durante este semestre, en medio de la preocupación por la condición física de los estudiantes luego de tres meses de aislamiento y el cierre de las escuelas.

Y apelan a las dificultades que supone utilizar dichas mascarillas durante el ejercicio. Las muertes reportadas fueron las de dos adolescentes de 14 años que colapsaron repentinamente en la pista de sus escuelas, y luego declarados muertos en las provincias de Henan y Hunan, respectivamente.

“En el caso de la población acostumbrada a trotar, una acción con elementos aeróbicos de impacto moderado, representa un reto en cuanto a la fase de inhalación y exhalación, y sus compomentes de salud”, explicó Cruz, quien además es preparador físico de la Selección Nacional masculina de baloncesto. “La realidad del atleta, por ejemplo de la disciplina de pista y campo (atletismo), y sus capacidades físicas específicas, en que el entrenamiento requiere una periodización y especificidad, no es recomendable ni saludable utilizar mascarilla”.

Cruz reconoce la gravedad de la pandemia, pero en ese sentido, y para continuar velando por la seguridad de todos, exhortó a las autoridades a “que puedan asignar lugares abiertos con horarios específicos, por ejemplo El Morro, o identificar una pista y habilitarla, y en la que los atletas tengan un horario (asignado)”.

Guzmán fue más específico y dijo que en una pista oficial de atletismo, como la que utiliza en el recinto de Gurabo de la UAGM, él podría tener hasta 20 atletas guardando una distancia de 20 metros cada uno sin riesgo a contagio. Claro está, según este ejemplo, él advirtió que los accesos a los lugares definidos por las autoridades, tendrían que ser controlados.

En otras palabras, ambos profesionales recomiendan otras medidas de seguridad para quienes se ejercitan, pero no la utilización de la mascarilla.

Guzmán fue más allá al señalar que la recomendación contenida en la orden ejecutiva, de guardar unos seis pies de distancia para evitar el contagio no puede ser aplicado de la misma forma a quienes se ejercitan, pues dijo que los espacios para estas personas incluso tienen que ser mayores que los que se guardan, por ejemplo, en la fila de un supermercado o una farmacia.

“En diversos estudios y protocolos de profesionales de la salud y el ejercicio, el distanciamiento dependerá de la velocidad de movimiento. Una cosa es caminar, otra correr y rodar en bicicleta. En todos esos, las distancias (recomendadas) deben ser mayores a los seis pies de distancia estandarizada para las personas en su actividad cotidiana, ya sea en el supermercado, farmacia y gestiones de servicios”, expuso Guzmán citando un estudio de Bélgica.

Otro fallo de la orden ejecutiva según Guzmán es que se limitó el tipo de actividad física a tres actividades (caminar, correr y ciclismo).

“El problema mayor es no considerar diversas modalidades de la actividad física o deportiva, que se practican de modo individual y hasta en solitario garantizando un distanciamiento social. Entre esas están actividades acuáticas como el remo, el kayak, el paddle y el surfing, y la propia actividad de nadar en el mar. En otras podemos incluir el golf, las disciplinas del tiro, y de bolos, que su práctica per se es una individual”, agregó el profesor Guzmán.

Guzmán señaló también como fallas de la orden, el horario estipulado para la actividad al aire libre (5 a.m. - 3 p.m.), por tratarse de un país tropical y en plena época de calor; y no tomar en consideración la necesidad de actividad física para personas con limitaciones físicas.