Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Las carreras en Camarero continuaron el jueves con normalidad tras la muerte de un empleado por COVID-19 en pasados días.
Las carreras en Camarero continuaron el jueves con normalidad tras la muerte de un empleado por COVID-19 en pasados días. (David Villafane/Staff)

Canóvanas. Una cinta negra en la puerta de la oficina del área técnica de circuito cerrado avisa el luto guardado en el Hipódromo Camarero por Miguel Hernández Oquendo, empleado de 51 años, que falleció esta semana a consecuencia del COVID-19.

💬Ver comentarios