Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

LONDRES - No se pueden ganar todas, y Puerto Rico lo sufrió ayer en el boxeo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La delegación boricua de boxeo terminó ayer su participación en la primera ronda con una brillante victoria de Jantony Ortiz, pero también se vio en el otro lado de la moneda con un revés de Francisco ‘Pechuga’ Vargas.

Puerto Rico adelantó tres de sus cinco boxeadores a los octavos de final de sus respectivas categorías.

Pero de los ganadores, ninguno brilló más que Ortiz, quien apabulló ayer al ghanés Tetteh Sulemanu por marcador de 20-6 para clasificar a la próxima ronda de los 49 kilogramos.

Ortiz dio una cátedra sobre el cuadrilátero, tanto ofensivo como defensivo, con un estilo pulido que definió el combate tan temprano como en el primer asalto, cuando sacó ventaja de 8-1.

“Me guardé un poco, llevaba una ventaja de siete puntos en el primer asalto, una gran ventaja”, dijo Ortiz, de 18 años y natural de Humacao, luego del combate.


“Me aguanté un poco, como me dijo mi esquina: para qué ajorarnos si ya tenemos la pelea en nuestras manos. Solamente no confiarnos y movernos dentro del ring, darles un bonito boxeo”, añadió Ortiz.

Y fue un boxeo bonito el que dio, uno que lo coloca como favorito a subirse al podio, según los expertos. Pero si quiere llegar a alcanzar una presea, Ortiz tendrá un enorme muro que derribar en los octavos de final cuando el sábado se enfrente al ruso David Ayrapetyan, quien es el tercer mejor clasificado del torneo y medallista de bronce en el pasado Campeonato Mundial.

“Mis entrenadores y yo estamos seguros de que tenemos el mismo nivel que él, y podemos batirnos de tú a tú con él y con cualquier boxeador de estas Olimpiadas”, apuntó Ortiz, medallista de bronce en los Panamericanos Guadalajara 2011.

TODO SONRISAS

Ortiz subió y bajó del ring luciendo una sonrisa de oreja a oreja, lo que contagió a los miembros de su esquina.

“Esa es mi personalidad. Nunca puedes cambiar tu forma de ser ni dejar esa sonrisa. Le dije a mis entrenadores antes de entrar al escenario que, como yo, que ellos también tengan una sonrisa. Me dijeron vamos allá, y salimos con una buena sonrisa y positivo siempre”, expresó Ortiz.

El peleador humacaeño no fue tímido al atender a la prensa internacional luego de su brillante demostración. Ortiz recordó cómo comenzó en el boxeo a los cinco años, y reafirmó que sus peleas se las dedica a su familia. En la zona mixta, un periodista le preguntó cuál era su comida favorita. “La china”, respondió sin titubear. “¿Y te gusta la rusa?”, le volvieron a cuestionar, en referencia de su próxima pelea del sábado.

“Na, esa nos la vamos a comer”, dijo a la vez que soltó carcajadas entre los presentes.

MUY RÁPIDO YIGIT

Mientras, Vargas no corrió la misma suerte al caer por 13-9 contra el sueco Anthony Yigit en los 64 kilogramos. Vargas lo aventajaba en estatura, pero Yigit resultó ser muy rápido y contuvo el ataque del boricua.

La pelea prácticamente se decidió en el primer asalto, el cual fue ganado, 5-2, por el europeo. “Hubiera presionado más, estar ahí con él, a la media distancia. Pero nada, será para la próxima”, sostuvo Vargas, quien aseguró su permanencia para el próximo ciclo olímpico.

Por su parte, el entrenador nacional José ‘Chicky’ Laureano lamentó que Vargas nunca pudo encontrar su ritmo y presionar a su rival, especialmente en unos Juegos donde los jueces han sido caritativos a la hora de regalar puntos a quienes sean los más agresivos.

“En estos Juegos se ha dado la peculiaridad de que la puntuación ha sido bastante grande. Se le enfatizó eso previo al combate. El oponente (Yigit) se adelantó y tiró mucho más golpes. Se le trató de indicarle (a Vargas) que tenía que tirar más golpes, ser más agresivo, pero no puedo hacer lo que le planteamos”, apuntó Laureano.

El boxeo para la delegación de Puerto Rico continuará el jueves, cuando Félix Verdejo se enfrente a Ahmed Mejri, de Túnez, en los octavos de final de los 60 kilogramos.