Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Piñeiro entrena en el ‘Roller Vertical Exploration Skatepark’, en el barrio San José, de Quebradillas.
Piñeiro entrena en el ‘Roller Vertical Exploration Skatepark’, en el barrio San José, de Quebradillas.

Quebradillas - Puerto Rico tiene la posibilidad de llevar un representante en la disciplina de ‘skateboarding’ a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, competencia que debutará de manera oficial como deporte olímpico el próximo verano.

Steven Piñeiro sería el representante boricua en la modalidad de ‘park’, que a juzgar por su posición en el escalafón mundial de la World Skate (WS), tiene buenas posibilidades de hacer el viaje a la ‘Tierra del Sol Naciente’.

A Piñeiro le entusiasma la idea de representar al país en dicha justa olímpica. Después de todo, es el sueño de todo atleta.

“Me siento bien contento. Todavía tengo mucho que hacer, pero la posibilidad está ahí. Estoy haciendo mi entrenamiento. Voy a hacer lo mejor para poder llegar. Si me mantengo saludable, puedo llegar a Tokio”, apuntó Piñeiro durante una conversación con El Nuevo Día en el ‘Roller Vertical Exploration Skatepark’, en el barrio San José, de Quebradillas.

“Yo puedo llegar, te lo digo. Todavía tengo mucho que hacer. No soy una persona presumida, pero sé que puedo llegar allí”, dijo.

Piñeiro viene de ser medallista de plata en los I Juegos Mundiales de Playa de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales. Y aquí en Quebradillas suele entrenar porque, según dijo, el parque posee las características que busca para mantener su alto nivel.

Camino a Tokio

Piñeiro tiene en agenda cinco competencias para lograr la clasificación olímpica. Según explicó el entrenador del deportista, Héctor Alexis Vargas Mercado, los primeros 20 atletas del escalafón mundial de la World Skate en cada una de las disciplinas (park y street) obtendrán su pase olímpico, con un máximo de tres atletas por país.

El periodo clasificatorio comenzó el 1 de enero de 2019 y cerrará el 31 de mayo de 2020. La World Skate es el organismo rector para el skateboard y los deportes sobre ruedas reconocidos oficialmente por el Comité Olímpico Internacional (COI).

Piñeiro ocupa en estos momentos la posición número 12 con 14,510 puntos. Los ‘skaters’ que le preceden en el listado son cinco estadounidenses, cuatro brasileños, un australiano y un italiano.

De mantenerse en esos primeros puestos, el boricua estaría en posición de obtener un espacio al novel evento olímpico, que tuvo su primera prueba en esta justa en la edición de Barcelona 1992 como una competencia de exhibición.

Vargas Mercado indicó que el próximo compromiso de Piñeiro para buscar más puntos será el ‘OI STU Open-Street/Park Skateboarding’, que se llevará a cabo en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, del 13 al 17 de noviembre. Posteriormente, viajará a Catar (Doha) Lima (Perú), California (Estados Unidos) y China.

Boricua de nacimiento

Piñeiro nació en Puerto Rico, pero se crió en Florida, estado al que su familia se mudó por cuestiones de trabajo. De hecho, allá fue donde comenzó a practicar el deporte de la patineta.

Sin embargo, el atleta regresó a Puerto Rico hace unos seis meses junto a su papá, Steven. Actualmente vive en Toa Baja, pueblo de origen de sus progenitores.

“Yo siempre venía (a Puerto Rico) todos los veranos porque toda mi familia vive aquí”, expresó Piñeiro, que habla el español con un fuerte acento en inglés.

Admirador de Tony Hawk

El joven contó que comenzó a patinar a los nueve años entusiasmado por los juegos de video protagonizados por el reconocido ‘skater’ Tony Hawk. En ese momento lo vio como un pasatiempo, hasta que se dio cuenta que podía competir.

“Al principio era un hobby al jugar videogames. Cuando me ponía a patinar era como si mirara un videojuego. Si veía una curva, la quería patinar. Cuando miraba las escaleras, las rampas... Eso se me quedó en la mente, y seguí patinando”.

Piñeiro ha viajado a varios países para competir. Recuerda que su primer destino internacional fue Australia a los 14 años. Fue un debut algo accidentado, pues se fracturó una muñeca.

Asimismo, participó en tres ediciones de los X-Games (2010, 2011 y 2012) y fue campeón U12 del evento King of the Groms, celebrado en Minnesota.

“Yo siempre competí por Puerto Rico. Siempre tenía la bandera en mi tabla. Mi papá siempre me lo decía. Yo me crié comiendo arroz y habichuelas todos los días. Yo soy puertorriqueño y siempre voy a representar al país”, puntualizó.

Interesado en su deporte

Uno de los objetivos de Piñeiro es fomentar que se construyan más parques de patinaje en la isla. En ese sentido, contó que tan reciente como el miércoles pasado habló con el alcalde de Naguabo, Noé Marcano, para ver la posibilidad de que se construya un parque en ese pueblo.

“Aquí hay mucho talento, pero no tenemos suficientes parques para que todo el mundo practique y para que los jóvenes puedan llegar lejos. A mí me gustaría que hubiera un parque en cada pueblo de Puerto Rico”, declaró.

Piñeiro reconoce que el deporte que practica no es el más conocido, pero él apuesta a que con la exposición en las Olimpiadas, habrá un cambio que beneficiará a los atletas que lo practican.

“Este es un deporte atípico, que muchos no reconocen porque no lo entienden. Pero ahora será parte de las Olimpiadas, y estoy seguro que se quedará porque no cuesta tanto y es bastante fácil de practicar. El reconocimiento del Comité Olímpico Internacional es importante porque lo ayudará a llegar más lejos”, finalizó Piñeiro.