Adriana Díaz explicó que estaba acostumbrada a sentir su moño largo en la espalda cada vez que jugaba. (GFR Media / Gerald Lopez Cepero)

Cuando el estilista Roberto Dávila le sugirió a Adriana Díaz un cambio en la manera en que llevaba su melena, la tenismesista tuvo dudas, pero le permitió seguir adelante con su propuesta.

El resultado fue un corte de cabello a la altura de la clavícula y unas mechas en color rubio. El consenso de las personas es que se ve hermosa, y así lo reconoce la atleta.

Sin embargo, Adriana todavía no se acostumbra al cambio y planifica dejarlo crecer.

“Sinceramente yo no quería, pero mi estilista dijo que lo quería intentar. Roberto dijo que se iba a ver súper bien. Cuando fui al ‘beauty’ no sabía el color que iba a tener. Él me sorprendió. A mucha gente le gustó”, declaró la número 22 del mundo según el último escalafón de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF, por sus siglas en inglés).

“Esta lindo, no te puedo mentir. Pero quisiera volver al mío (al largo anterior de su cabello), nada más por costumbre”, agregó con una amplia sonrisa durante una reciente firma de autógrafos en el centro comercial San Patricio Plaza, en Guaynabo.

La deportista olímpica explicó que estaba acostumbrada a sentir su moño largo en la espalda cada vez que jugaba. “Ahora, cuando juego, y siento el moño pequeño es como… Ahhh. Es bien diferente. Pero sí, me gusta. Roberto hizo un trabajo súper”, apuntó.

La deportista de 19 años, que ha estado bajo el ojo público desde pequeña, reconoció que con este nuevo estilo dejó atrás su imagen infantil. No obstante, aseguró que todavía se siente como una niña. Asimismo, no descartó pintarse el pelo de otros colores

“Eso fue algo que me dijo Roberto, que él pensaba que me iba a ver diferente, más adulta. No tengo problemas con eso. Al final, me siento como la niña. Es un cambio. El pelo crece. Quien sabe y me lo pinto de nuevo”, expuso.


💬Ver 0 comentarios