Rafa Campos no terminó satisfecho con su participación en el Puerto Rico Open, donde figuró número 49 en la tabla de posiciones final. (semisquare-x3)
Rafa Campos no terminó satisfecho con su participación en el Puerto Rico Open, donde figuró número 49 en la tabla de posiciones final. (Juan Luis Martínez Pérez)

Por las últimas seis semanas, el golfista Rafael "Rafa" Campos se mantenido activo en varios torneos que lo han llevado a destinos como Bahamas, Panamá, Colombia, Florida y Puerto Rico.

En medio de ese periplo, ha tenido importantes logros como su victoria en el Torneo Clásico de Abaco, en Bahamas, parte del circuito del Web.com del PGA Tour y su corte en el Puerto Rico Open, en el que estuvo activo este fin de semana pasado.

Ahora, luego de cerrar su participación en el torneo que se jugó en el Coco Beach Gulf Club, de Río Grande, espera descansar unos días para volver a entrenar de cara a una intensa jornada de 20 semanas de competencia.

Llevo seis semanas corridas, y estoy un poquito cansado. No puedo decir que no lo estoy. (Tendré) dos semanitas libres y después parto para Louisiana, y después voy para otro torneo del PGA Tour en República Dominicana. Dos semanas libres más, y después son 20 semanas corridas”, declaró el golfista de 30 años, al terminar su última ronda del Puerto Rico Open el domingo.

En Río Grande, Campos cerró empate en la posición 49, con una puntuación total de 286, dos golpes bajo par. Este resultado fue muy distante a los obtenidos en sus dos participaciones previas en 2016 y 2017. En la primera terminó empate en la octava posición y en 2017 concluyó empate en el décimo puesto.

Al hablar del tiempo previo a la gira de 20 semanas, dijo que después de descansar, volverá a practicar para “mejorar ciertas cosas” que entiende que necesita cambiar y reajustar.

“Tengo que seguir cambiando el driver (el palo), seguir ajustando hasta conseguir algo que me salga un poquito más consistente, porque no estaba tan consistente. Y tengo que volver a buscar el timing, el tempo, mi swing. Muchas veces empiezo a tirarle un poquito más duro a la bola, lo que no quisiera, y me salgo de ritmo. No son cosas grandes, en realidad, si no volver a lo básico. Es tirar la bola sin que te pierdas de balance… Esa son las cositas que en verdad trabajaría”, explicó.

Tropiezos en Río Grande

Cuestionado sobre qué cosas en particular no le ayudaron en su desempeño en el torneo que se jugó en Puerto Rico, Campos declaró que hubo días que las cosas no le salieron como esperaba.

(El sábado) fue el día que me dolió porque no le pegué bien a la bola. Estaba ‘potiando’ bien pero no caían. Esa es la parte más frustrante, porque si uno sabe que está haciendo las cosas bien y no puedes controlar el resultado… Es difícil porque hay cientos de factores que uno no puede controlar. Que si viene una rafaguita de viento, que si un pedazo de grama que es más alto que te movió la bola… Ahí es donde uno tiene que aceptar que así es el trabajo”, estipuló.


💬Ver 0 comentarios