Cristian Azcona y Jean Francisco Pérez muestran la medalla de oro que ganaron en dobles masculinos. (Archivo / GFR Media)

La defensa que el boleador puertorriqueño Jean Francisco Pérez, a quien le retiraron una medalla en los Juegos Panamericanos de Lima tras fallar un control de dopaje, hará ante la Corte de Arbitraje del Deporte (CAS, por sus siglas en inglés) se centrará en que el proceso que se siguió para quitarle esa presea fue irregular.

“La alegación en el caso es que el procedimiento que se llevó a cabo y que culminó con la anulación del resultado de la competencia donde Jean obtuvo la medalla de oro, fue un procedimiento de carácter irregular y espurio. Que no se siguió de manera adecuada los principios de justicia y el debido proceso que disponían las normas”, explicó el licenciado Fernando Olivero, quien se ha hecho cargo de la representación legal del atleta.

Pérez dio positivo a Clortalidona en el control de dopaje que se le realizó cuando ganó una medalla de oro en la modalidad de dobles masculinos junto a Cristian Azcona en los Juegos Panamericanos de Lima.  Este resultado provocó que la Comisión Disciplinaria de esta justa anulara el resultado y le retirara ese metal a la delegación puertorriqueña.

El abogado explicó que el medicamento que usa Pérez es necesario para controlar su condición de hipertensión arterial. Explicó que cuando el deportista llegó a Lima, solicitó una exención de uso terapéutico, que es una dispensa que piden los atletas cuando usan medicamentos que están prohibidos pero que son necesarios para mantener su salud.

“Su petición fue retroactiva porque la hizo después de haber competido el primer día. Pero eso es permitido”, dijo Olivero, quien expuso que la denegación de la exención se debió a error al no marcar un encasillado en el documento de solicitud.

“La consideración de esa exención retroactiva tuvo como resultado un rechazo, alegando el organismo que llevó a cabo ese proceso evaluativo que él no había marcado el encasillado correcto en la solicitud. El no haberlo marcado era causa para no considerarlo. Nosotros estimamos que eso sería horrible, el permitir que un error de clasificación en una solicitud sea la base suficiente para negarle a un atleta algo a lo que tiene derecho y que está debidamente demostrado que es para uso de su situación de salud”, agregó.

Olivero indicó que el procedimiento se inició la semana pasada con la radicación de una declaración de apelación, que es el documento donde se formaliza la apelación, ante el CAS. Este proceso estuvo acompañado del pago de una tarifa de 1,000 francos suizos. El abogado agregó que lo próximo será radicar el alegato de apelación, para el que pedirán que les extienda el término de 10 días que tienen para someterlo.


💬Ver 0 comentarios