Cindy Soto celebra tras ganar la cuarta carrera. (Ramón “Tonito” Zayas)

CANÓVANAS.- El Hipódromo Camarero fue el domingo el escenario de una competencia particular con el “Jockette Challenge”, una serie de tres carreras exclusivas para mujeres jinetes en la que la carolinense Cindy Soto se coronó como la ganadora.

La particularidad del evento consistió en que fue la primera vez que 13 deportistas, que compiten en Puerto Rico y en Estados Unidos, se medían ante la fanaticada boricua. La competencia que fue del agrado del público —a juzgar por la cantidad de personas que llegaron al óvalo canovanense y por las apuestas— y fue celebrada por las protagonistas del evento, quienes entienden que esta iniciativa debe celebrarse más a menudo.

El reto se celebró para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

“Yo estoy muy agradecida con toda la administración por darle esta oportunidad a las mujeres y por dar este gran paso. Muy contenta de estar montando con varias compañeras que no veía hace tiempo, porque tuvimos que partir hacia Estados Unidos para poder lograr nuestros sueños”, declaró Soto tras recoger el trofeo que la acreditó como ganadora del reto.

La deportista, que comenzó a competir en 2013, terminó en primera posición con 22 puntos. Ganó la cuarta carrera con Reina Catalina y llegó número tres en la tercera carrera a bordo de Lucky Light.

De hecho, en la cuarta carrera hubo una reclamación con Reina Catalina por interferencia, la que no próspero. Una segunda reclamación en esa carrera y por el mismo motivo contra el ejemplar Valid Desert y su jinete Marielis Cosme sí fue aceptada, por lo que fueron bajadas del segundo puesto al séptimo.

Además del trofeo y los premios en metálico obtenidos en las carreras, la ganadora del reto se llevó un bono de $250.

Nicole Disdier y la veterana Carol Cedeño quedaron empatadas en la segunda posición con 15 tantos cada una. Wallynette Rodríguez quedó tercera con 13 unidades, mientras Yajaira Velázquez y Marielis Cosme acumularon 10 tantos cada una.

Soto, a quien se le vio llorar al momento de recibir su premio, sostuvo que esta victoria le hizo recordar lo arduo que es su trabajo y de los sacrificios que ha tenido que hacer para sobresalir.

“Es un trabajo bien arduo y bien difícil. Muy comprometedor, y para una como madre, al hacer ese esfuerzo y lograr este tipo de metas, es bien grande y me llena de alegría. La veterana de aquí es la que se queda con el premio”, dijo jubilosa.

Al preguntarle sobre el apoyo del público, que irrumpía en aplausos cada vez que salían a competir a la pista, Soto dijo que todas las atletas se sintieron felices.

“Nosotras estábamos muy contentas en el jockey room porque cuando salíamos todo el mundo aplaudía. Yo exhorto al administrador hípico que nos dé esta oportunidad de manera más frecuente porque se le llenó el hipódromo”.

Por su parte, el presidente de Camarero, Ervin Rodríguez, reconoció el éxito de la actividad y dejó entrever que podría institucionalizarse. “El público ha respondido de una forma maravillosa, dentro de las limitaciones que tiene el hipódromo. Estamos extremadamente contentos. Las jugadas han sido buenas hoy. Estamos llegando casi a $600 mil hoy, y eso es bien bueno. Vino mucho público”, manifestó Rodríguez.

“Yo creo que este evento se puede institucionalizar cogiendo como base el Día Internacional de la Mujer. Podemos hacer otras actividades con ellas porque son buenas jinetes”, agregó.

Javier Santiago y Elegancia ganan el Clásico Defensora

En lo que representó para el dueño Charles Cuprill y el entrenador Carlos Navarro su primera victoria en un clásico celebrado en la isla, el ejemplar Elegancia ganó el Clásico Defensora con el jinete Javier Santiago.

“Signifca mucho (la victoria). Es una yegüita que no había tenido suerte. Ella demostró que tenía la capacidad, pero no había tenido la suerte. Gracias a Dios corregimos unos detallitos y la yegua a comenzado a dar frutos”, sostuvo Santiago, quien lleva dos meses con el equino

El jinete explicó que la distancia de la séptima carrera (1 1/16 millas) le favorece a porque siempre corre “de menos a más”. De hecho, explicó que cuando al final de la carrera Avantika se le acercó, sabía que ese ejemplar no podría sobrepasarle por esa cualidad que posee Elegancia.

“En ese punto, yo sabía. Avantika no es una yegua que finaliza, es una yegua que mantiene un paso. No es de las que termina corriendo con fortaleza. Mi yegua es al revés, es de las que termina con fuerza al final”, puntualizó.

Por su parte, Cuprill celebró la victoria de su yegua con un “por fin”.

“Después de muchos años, tanto aquí como en Estados Unidos y en Argetina. En Argentina gané la carrera más importante de potrancas de tres años y varios clásicos en Estados Unidos, pero no había logrado uno en Puerto Rico”, dijo el dueño de Elegancia.

“Este es el día más feliz. Que en mi patria, en Puerto Rico, yo haya ganado mi primer clásico después de tantos años”, agregó Cuprill.

Mientras, Navarro describió la carrera de Elegancia como una “perfecta” y compartió que siempre confió en el trabajo de Santiago. “El sabía lo que tenía que hacer con la yegua”.


💬Ver 0 comentarios