Puerto Rico cuenta con 21 atletas clasificados para los Juegos Olímpicos, que mantienen su espacio para el año que viene. En la foto, parte de la delegación en la apertura de los pasados Juegos Panamericanos de Lima 2019. (Archivo)

Dentro de la decepción que puede causar ver los Juegos Olímpicos de Tokio aplazados por un año, en el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) se respiró hoy un poco de tranquilidad.

Atrás queda toda la incertidumbre en relación a los Juegos y si finalmente se celebrarían desde este próximo 24 de julio, o si serían aplazados por la pandemia del coronavirus COVID-19 que mantiene al planeta en estado de alarma. Tras el anuncio el lunes del Comité Olímpico Internacional (COI) y del gobierno de Japón de aplazar los Juegos hasta el 2021, la presidenta del Copur, Sara Rosario, se prepara para comenzar de cero y presentar la mejor posible delegación de Puerto Rico cuando finalmente los atletas marchen en la ceremonia de apertura.

“Pienso que cada proceso tiene su espacio y su tiempo, y la llamada de hoy (entre el primer ministro japonés Shinzo Abe y el presidente del COI, Thomas Bach) era una llamada que veía venir. Todo esto del coronavirus nos ha tomado por sorpresa a el mundo. Lo más sensato era posponer los Juegos Olímpicos”, expresó Rosario esta mañana en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Tan reciente como el domingo, el COI había emitido una comunicación en la que aceptaba que se evaluaba el panorama de posponer los Juegos y que se esperaba una decisión en las próximas cuatro semanas. Sin embargo, la presión de atletas, federaciones y comités olímpicos nacionales que deseaban un aplazamiento se fue amontonando. Por ejemplo, Canadá anunció que no enviaría sus atletas a Tokio si los Juegos se celebraban este verano. En el caso del Copur, su postura pública fue de esperar una decisión del COI.

“Era lo que se veía venir, era lo más sensato. Pero todos esos procesos no son fáciles de digerir”, reconoció Rosario, quien repasó algunos de los pormenores que tenía que atender el COI antes de anunciar el aplazo.

“Eran unos aspectos legales que hay involucrados en todo esto, las decisiones que tienen que tomar muchos sectores de poner muchas fechas. Para darte el ejemplo, uno de los factores más importantes era la Villa Olímpica, que había un acuerdo con una entidad privada para vendérsela después de octubre. Son muchos aspectos; de igual manera la televisión, las reservaciones de hoteles que se habían acordado…”, relató.

Ahora, el enfoque en el Copur pasa a, como dice Rosario, “comenzar desde cero”. Puerto Rico ya tenía 21 atletas clasificados a Tokio, entre ellos las 12 de las Selección Nacional de baloncesto femenino. Y aún faltaban varios clasificatorios por competir que iban a agrandar la delegación.

Rosario explicó que los atletas clasificados mantendrán su boleto para los Juegos el próximo verano, mientras que resta por ver lo que sucede con los clasificatorios pendientes. Puerto Rico, por ejemplo, tenía en agenda torneos de baloncesto y béisbol masculino.

“A nosotros esta decisión nos toca sobremanera. Tenemos que comenzar trabajar desde cero con todas nuestras federaciones y atletas. Se echa por la borda toda el trabajo que se ha hecho, todo deportista tiene que comenzar a entrenar desde cero. Pero, ante la incertidumbre, el mejor panorama es levantarnos y saber que los Juegos serán para el próximo año. Hemos invertido mucho dinero, pero nos sentaremos a trabajar con mucho ánimo. A largo plazo, yo quiero que los atletas estén tranquilos”, expresó Rosario.

Un ciclo olímpico complicado

El aplazo de los Juegos se suma a lo que ya ha sido un ciclo olímpico de enormes retos para el Copur. El ciclo comenzó con el devastador paso del huracán María por la isla en septiembre de 2017, lo que afectó la preparación de la delegación que participó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018. Sin embargo, Puerto Rico dijo presente en Barranquilla durante el verano del 2018 y luego también participó en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Durante el ciclo, Rosario ha sido repetitiva en los retos económicos que enfrenta el Copur. Este año, el Copur ya había recibido un desembolso de $4 millones por parte del Departamento de Recreación y Deportes y esperaba otros $4 millones de una partida que había identificado la Junta de Supervisión Fiscal.

“Ha sido un ciclo tan y tan complicado. La gente no necesariamente tiene idea de cómo pasamos este desafío. Es un reto grande para mantenernos en pie. Siempre mantengo mi fe y mi esperanza de que vamos a salir de esta. El sueño olímpico no va a quedar quebrantado y Puerto Rico estará presente en los Juegos Olímpicos. Tocaremos las puertas que tenemos que tocar”, dijo Rosario.

En el plano personal, Rosario describió la mañana de hoy como una “agridulce”.

“Ha sido tan duro todo este tiempo. Y me veo de nuevo en una situación como esta, que tenemos que volver de nuevo a coger energías, ver cómo lo vamos a hacer. Pero soy olímpica de corazón, daré la milla extra por los nuestros. Al final, nos vamos a sobreponer. María fue duro, y esto del coronavirus será más duro. Pero, al final, celebraremos nuestra participación olímpica y nos sentaremos a mirar todo lo que pasó en este ciclo”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios