(semisquare-x3)
Brian Afanador junto a su familia. (GFR Media)

Si usted es de las personas que sigue las redes sociales del tenismesista utuadeño Brian Afanador, seguramente ha visto a un niño con carita de travieso que suele salir con el deportista en las fotos que se toma cuando llega a Puerto Rico.

Ese chico se llama Ricardo, o Ricky como le dicen cariñosamente, y es el hermano menor de Afanador. Con siete años, nunca había tenido la oportunidad de ver a su famoso de forma consciente hasta ahora, en la Copa Panamericana Universal, que se celebra en el coliseo Mario “Quijote” Morales, de Guaynabo.

“Ya él está consciente de lo que está pasando. Me a ver y me va a estar apoyando. Normalmente, me está apoyando desde la distancia, aplaudiendo y gritando. Está vez espero que se lo disfrute de la misma manera, pero aquí”, expresó Afanador, quien hoy se batirá ante el primer sembrado de la Copa y sexta raqueta del mundo, el brasileño Hugon Calderano, en cuartos de final.

“Para mí es un sentimiento único (el que su hermano lo vea competir) porque yo quiero que siga los pasos de su hermano. Yo quiero que siga lo que estoy haciendo y que vaya más allá, no tan solo en este deporte, si no en lo que elija hacer”, agregó el atleta, quien espera ser un ejemplo para su hermano y los niños del país.

Por su parte, Ricky dijo que “sí” con su cabeza cuando se le preguntó si estaba emocionado de ver a su hermano jugar. Agarrado de la pierna de su papá, el entrenador Eladio Afanador, y con la timidez habitual de los niños que aún no cogen confianza con su interlocutor, también aceptó que le gritaría a su hermano durante los partidos.

Brian y su prima, Adriana Díaz, son los únicos dos representantes de Puerto Rico que aún están activos en la Copa. Adriana jugará cerca de las 6:30 p.m. ante la canadiense Alicia Cote. Melanie Díaz y Daniel González fueron eliminados ayer en la ronda de grupos.


💬Ver 0 comentarios