La presidenta del Copur, Sara Rosario, abraza al boxeador Oscar Collazo cuando el púgil se colgó la medalla de oro. (Juan Luis Martínez Pérez)

Lima, Perú - La delegación de Puerto Rico en los Juegos Panamericanos brilló con sus 24 medallas, un total que superó las expectativas que se había trazado el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur).

La acción de los Juegos concluyó oficialmente ayer, y en el último día se sumó una presea adicional con la medalla de plata ganada por Melissa Mojica en el judo.

“Llegamos aquí con la esperanza y la meta de conseguir entre 17 a 20 medallas. Superamos la cantidad de medallas y el color de las medallas que habíamos ganado en Toronto 2015. Vinimos en la búsqueda de clasificaciones olímpicas y las logramos en el tenis de mesa y en el atletismo, así como algunas marcas nacionales. Realmente, estamos muy contentos con el desempeño que han tenido nuestros atletas”, dijo ayer la presidenta del Copur, Sara Rosario.

El total de medallas de la delegación es el mayor desde los Juegos de La Habana 1991, en donde a la delegación sumó 27 preseas.

El total es también el tercero más alto en la historia de Puerto Rico; la máxima cantidad de preseas en unos Juegos es de 29, logrado en Indianápolis 1987.

Y las cinco medallas doradas ganadas por los atletas boricuas representa la segunda más alta en una justa continental, luego de las seis conquistadas en Guadalajara 2011.

Puerto Rico, de igual manera, dejó atrás unos Juegos de Toronto 2015 en los que solo se ganó una medalla de oro y 15 en total.

El historiador y estadístico del movimento olímpico, Carlos Uriarte, recordó que esta delegación llegó arrastrando una incertidumbre económica que afectó su preparación, que Puerto Rico solo participó en el 30 por ciento de las disciplinas que repartían medallas y que los atletas llegaron a Lima con la mente, quizás, puesta en las manifestaciones que ocurrían en Puerto Rico pidiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

El entonces gobernador renunció el 24 de julio, y los Juegos iniciaron dos días después.

Delegación aguerrida

Uriarte analizó que, en términos generales, la delegación lució aguerrida, competitiva y deportivamente orgullosa.

“Es un logro significativo. Es una delegación extraordinaria que tuvo excelentes resultados y de impacto para el país”, comentó Uriarte.

Al mismo tiempo, el deporte surgió como el instrumento para que el pueblo viera los logros de la delegación y los usara como un despeje a la crisis política que se vivió en la isla.

Los cientos de puertorriqueños que viajaron a Lima a seguir sus atletas así lo vieron, al igual que el pueblo de Puerto Rico que desde la isla le pegó el ojo a sus atletas.

“Donde único podemos decir que el mundo nos ve como un país es en el deporte. Con toda la incertidumbre que ha tenido el país en las últimas semanas, esta delegación fue capaz de volver a representar el lado positivo de nosotros como puertorriqueños. Si nos ponemos a trabajar arduamente y si nos ponemos a como debe ser, se pueden lograr grandes éxitos, como lo logró esa delegación”, dijo Rosario.


💬Ver 0 comentarios