La fondista Beverly Ramos es una de las atletas que aún se mantiene buscando una clasificación a los Juegos Olímpicos. (Archivo)

Alrededor de 90 atletas del patio, 53 de ellos de deportes individuales, se encontraban haciendo campaña para conseguir su clasificación a los Olimpiadas de Tokio cuando el martes fueron aplazados hasta el 2021 por el Comité Olímpico Internacional (COI) y el gobierno de Japón debido a la pandemia del coronavirus COVID-19.

Por esta razón, el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) comenzará a realizar reuniones vía teleconferencia con los distintos presidentes federativos para pedirles que se aseguren de que sus respectivos atletas se mantengan haciendo algún tipo de trabajo físico dentro de lo que permite el confinamiento ordenado por las autoridades para evitar los contagios.

Así lo explicó el director del Departamento de Alto Rendimiento (DAR) del Copur, licenciado Jaime Lamboy, quien aclaró que es difícil precisar por el momento si la delegación sufrirá algún ajuste con el cambio de fecha de los Juegos Olímpicos.

“Todavía hay unos elementos que tienen que concretarse para nosotros poder trazar unas estrategias desde el punto de vista del Departamento de Alto Rendimiento y estrategias en términos de alcanzar el número de clasificados”, dijo Lamboy. “Y una de ellos son las fechas. Recuerda que el deporte opera por periodización. No solamente la periodización física, sino también la técnica y la gerencial. Así que una vez nosotros sepamos a ciencia cierta cuál es la fecha de los Juegos, cuáles son las fechas de los clasificatorios que van a ser recalendarizados, vamos a poder entonces tener un cuadro más claro de cómo la confección de la delegación se va a ver afectada, si es que se va a afectar”.

Lamboy dijo que la expectativa del Copur es que Puerto Rico pueda acudir eventualmente a los Juegos de Tokio con una delegación que supere, aunque sea por el mínimo, los 40 atletas que participaron en la justa de Río 2016. En esa ocasión la tenista Mónica Puig hizo historia al darle al país su primera presea dorada en unas Olimpiadas, y es una de las que lucha por clasificarse también a Tokio.

Al momento, son 22 los atletas boricuas que ya consiguieron su boleto, antes de que los Juegos fueran aplazados. Entre esos se incluyen las 12 integrantes de la Selección Nacional de baloncesto. También están clasificados los semifondistas Wesley Vázquez, Andrés Torres y Ryan Sánchez, y la vallista Jasmine Camacho Quinn (atletismo), la tenismesista Adriana Díaz, los veleristas Enrique “Quique” Figueroa y Gretchen Ortiz, la amazona Lauren Billys (ecuestre), la taekwondista Victoria Stambaugh y el luchador Franklin Gómez.

Lamboy dijo que las expectativas son de que algunos otros exponentes del atletismo, como Beverly Ramos (maratón), Luis Joel Castro (salto alto), Diamara Planell (pértiga) y Grace Claxton (400 m con vallas) también consigan sus boletos. Además le ve buenas posibilidades de clasificar al clavadista Rafael Quintero, a la golfista María Fernanda Torres y al equipo de béisbol, entre otros.

“Tengo que partir de la premisa de que los atletas que ya están clasificados se mantienen clasificados. Desde esa perspectiva, la idea del Departamento de Alto Rendimiento es mantener a los atletas saludables, en buena condición física, enfocados y motivados con miras a los Juegos”, comentó.

Lamboy dijo que entre los puntos a considerar durante las reuniones por vía telefónica con los líderes federativos, está auscultar necesidades que puedan tener los atletas para poder continuar entrenando en el aislamiento, pero a la vez asegurarse de que sigan trabajando para que estén listos una vez pase la emergencia. Lo que no debe ocurrir, según advirtió, es que un atleta caiga en un letargo durante la cuarentena, y que tenga que comenzar desde cero cuando haya vía libre para salir a competir.


💬Ver 0 comentarios