"Vengo a decir la verdad". El exboxeador nos habla sobre su pleito legal con el Banco Popular.

La representación legal del excampeón mundial Félix “Tito” Trinidad negó este jueves que su representado haya transferido algunas de sus propiedades a terceros en un presunto intento por impedir que el Banco Popular pueda cobrar un préstamo de alrededor de $21.8 millones que mantiene con esa instución bancaria y que todavía adeuda unos $13.9 millones.

Durante un receso de la vista evidenciaria que se celebra en la sala 602 del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, presidida por el juez Arnaldo Castro Callejo, el licenciado Eric Quetglas negó enfáticamente que su representado haya incurrido en la práctica que le imputa Popular.

“Eso es falso, totalmente falso”, declaró Quetglas a preguntas de la prensa. “Lo que se hizo fueron unas aclaraciones de unos estados financieros donde unas propiedades que antes estaban a nombre de la corporación cuando realmente eran de él (Trinidad) en su carácter personal, pero eso se aclaró. Las propiedades son las mismas”, declaró el abogado, que sostuvo que esa era información que el banco conocía a través del corredor de inversiones José “Pepe” Ramos.

Quetglas contestó en la afirmativa cuando se le preguntó si el Banco Popular miente con sus afirmaciones de que Trinidad se ha deshecho de propiedades que podrían ser utilizados para cobrar la deuda que mantiene. Asimismo, celebró que representantes de la institución bancaria hablaran con los medios.

“Todo esto es para ponerle presión a Tito, pero Tito no se entrega”, expresó Quetglas.

Las alegaciones de Popular fueron hechas públicas este jueves en la mañana, luego que el vicepresidente ejecutivo de Servicios Financieros y Seguros, Juan Guerrero, y la asesora legal de Banco Popular, Donna A. Maldonado Rivera, se reunieran con periodistas de Negocios.

Según ambos funcionarios, el múltiple campeón mundial salió de 10 vehículos, de un total de 18 que tenía y que estaban valorados en más de $500 mil. El banco también alega que de 15 propiedades inmuebles que poseía con un valor neto de $3.9 millones, Trinidad se deshizo de 10 de ellas.

De hecho, el pedido extraordinario que se ve este jueves y que fue radicado por el banco en noviembre pasado surge de estas alegaciones. Con este pedido, Popular pretende embargale las cuentas y propiedades a Trinidades hasta que no se resuelva la acción de cobro en su contra.

Popular también declaró en la reunión con los periodistas que los ingresos que generaba una cartera de sobre $40 millonesen inversiones, prácticamente se han acabado, por lo que “próximamente” no habra dinero para pagarle a Trinidad, quien recibe unos $63,550 mensuales desde el 2014.

La representación legal de Popular, encabezada hoy por el abogado Néstor Méndez, declinó comentar sobre el proceso.

Sientan a “Tito” a declarar

En un tenso interrogatorio liderado por el licenciado Méndez, Trinidad fue cuestionado sobre la deuda que mantiene con el Popular y sobre su firma en el documento en el que el exboxeador pactó con el banco.

Méndez comenzó su línea de preguntas cuestionándole a Trinidad si tenía una deuda con el banco. Luego de una objeción de Quetglas, eso quedó estipulado. Posteriormente, Méndez le preguntó a Trinidad sobre el préstamo de $21.8 millones que pidió para pagar una deuda con Wells Fargo, a lo que Trinidad expresó que eso fueron gestiones que realizó José “Pepe” Ramos.

En otra línea de preguntas, los abogados de ambas partes entraron en controversia por la fecha de un documento en el que aparece la firma de Trinidad. Esta controversia se atenderá en horas de la tarde, cuando se reanude la vista.


💬Ver 0 comentarios