Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Andy Pazder (derecha), presidente de operaciones de la PGA Tour, junto a David Chafey, presidente de la junta del Puerto Rico Open. (Gerald López Cepero)

Andy Pazder se imaginaba en el 2007 que el Puerto Rico Open iba a estar vigente una década después de hacer su debut en la Isla ante la interrogante de la durabilidad del torneo.

Tanta es la confianza del presiente de operaciones del PGA Tour en la fortaleza del torneo que le propuso al El Nuevo Día hacer la pregunta 15 años más tarde, para cuando se celebre el vigesimoquinto aniversario.

“Cada vez que iniciamos un nuevo torneo nos sentimos confiados que el acuerdo con la localidad erá por mucho, mucho tiempo”, dijo ayer durante el anuncio en La Fortaleza de la décima edición que se celebrará durante el fin de semana 23 al 26 de marzo en el Coco Beach Golf Resort en Río Grande.

Así las cosas, Pazder no se mostró preocupado que la agravante recisión económica de Puerto Rico afecte la organización del evento que el gobierno asegura ha contribuido en los últimos nueve años con al menos $100 millones a la economía local.   

“El torneo ha crecido mucho en los últimos años y nuestros jugadores están encantados. Si vemos algunos de los golfistas que han pasado, ha servido de una punta de lanza para nuestros miembros. Un Jordan Spieth que estuvo entre los primeros tres en el 2013, pasó ser uno de los mejores.  Hasta el ganador del año pasado Tony Finau, quien se siente orgulloso de tener el título”, indicó.

Para Pazder, desde el Masters y el Champions Tour hasta el Puerto Rico Open, todas las competencias tienen igual de importancia para el PGA Tour.

Es por eso que la organización se encuentra en conversaciones con la Compañía de Turismo para extender el apoyo en el futuro.

Comparado a otras paradas, Puerto Rico le da la oportunidad al jugador de poder traer a su familia debido a que la fecha de celebración de la competencia coincide con el receso de primavera.

“Cada torneo que los jugadores puedan traer a sus familias, la localidad se convierte popular para venir a jugar”, aseguró Pazder, quien también alabó las mejorías a través de los años del terreno en el Cocoa Beach Resort.  

El torneo de está año contará con la participación de más de 100 golfista y volverá a ser transmitido por el Golf Channel, que tiene alcanza de sobre 350 millones de televidentes.

Suficiente para motivar a la juventud

Aunque reconoce que el golf necesita crecer en la Isla para impactar a la juventud, el presidente de la junta asesora del Puerto Rico, David Chafey, entiende que el crecimiento del torneo ayudará a atraer más niños puertorriqueños curiosos del deporte.

“Necesitamos promover. Queremos tener jugadores del pario y el torneo ayuda a eso”, expresó. Agregó que el estudiante de escuelas públicas tendrá entradas gratis para la competencia.

“Donde quiera que vamos queremos que nuestro deporte crezca y nuestros jugadores les enseñan lo divertido que es jugarlo, que es mejor que cualquier deporte junto”, añadió Pazder, sin descartar que el PGA Tour tenga presencia en la Isla en otras fechas del año.


💬Ver 0 comentarios