La promotora Sports Alternative Puerto Rico, Inc. (Sapri), que organiza torneos en el Centro de Convenciones, buscaba que el tribunal reconociera al DRD como el único ente que podía regular el deporte base en el país. (Archivo)

El Tribunal de Primera Instancia de San Juan desestimó este miércoles la demanda que ocho entidades deportivas incoaron en contra de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) que buscaba que se declarara ilegales los reglamentos de avales y afiliaciones del ente federativo al entender que no contaban con la autonomía para regular su deporte base.

Según la sentencia del juez Anthony Cuevas, los demandantes no demostraron que tuvieran derecho a “remedio alguno bajo cualquier estado de hechos que puedan ser probados en apoyo a sus reclamos” y declaró que la FPV, al igual que todas las federaciones nacionales afiliadas al Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) son entidades privadas que a través de sus avales o contratos de afiliación voluntaria “tienen establecidos reglamentos que cumplen con las obligaciones federativas para con los organismos internacionales de conformidad con la normativa aplicable al movimiento olímpico”. Asimismo, puntualizó que la FPV “no viola ningún derecho constitucional y está protegida por la autonomía deportiva”.

Este caso tuvo su origen el 28 de de diciembre de 2018, cuando la promotora Sports Alternative Puerto Rico, Inc. (Sapri), junto a otros siete demandantes, demandaron a la FPV al entender que este organismo deportivo no podía penalizar a los jugadores y oficiales que decidían participar en un torneo no avalado al plantear que la federación no contaba con la autonomía para regular su deporte base porque eso le correspondía al Departamento de Recreación y Deportes (DRD).

Viva la autonomía deportiva

El abogado de la FPV, José Marxuach, celebró la determinación del tribunal, la que catalogó como una defensa a la autonomía deportiva.  “Ellos estaban pidiendo que los avales y las afiliaciones fueran declaradas ilegales y que el DRD (Departamento de Recreación y Deportes) regía el deporte base. El tribunal les dijo que no porque los reglamentos y lo avales son voluntarios. Además, para que la federación pueda desarrollar el deporte necesita tener una uniformidad para poder cumplir con las federaciones internacionales”, expresó Marxuach.

“Este caso ratifica que aquí hay autonomía deportiva”, agregó.

Por su parte, el licenciado Rubén Javier Lucena, representante de Sapri, expresó que estaba en desacuerdo con la determinación del tribunal y con los fundamentos que utilizó para llegar a la misma. Agregó que la sentencia resuelve “unos asuntos que ni siquiera están en controversia como lo son la autoridad del Copur y de las federaciones en cuanto al deporte olímpico y profesional’.

Asimismo, indicó que le preocupaba que esta decisión “desautoriza al DRD” a ejercer su función sobre los deportes en Puerto Rico fuera del ámbito olímpico y profesional.


💬Ver 0 comentarios