Rafael Nadal es todo mueca y esfuerzo al realizar un servicio durante su partido de primera ronda este lunes en el Roland Garros. (Alessandra Tarantino)

París. - Los españoles Rafael Nadal y Garbiñe Muguruza superaron este lunes sus respectivos duelos de primera ronda de Roland Garros.

El doce veces ganador de la Copa de los Mosqueteros se deshizo en dos horas del bielorruso Egor Gerasimov por 6-4, 6-4 y 6-2.

“Estoy muy contento de volver a esta pista, es un año muy difícil para todo el mundo. Espero que el año próximo la situación mejore y podamos volver a encontrar mucho público en las gradas de esta pista”, dijo el mallorquín tras el duelo.

Su próximo rival será el estadounidense Mackenzie McDonald, 236 del mundo y de 25 años, que derrotó al canadiense Steven Diez, procedente de la fase previa, por 4-6, 6-3, 6-3 y 6-4.

Muguruza dejó escapar un set pero se impuso en la primera ronda de Roland Garros ante la eslovena Tamara Zidansek por 7-5, 4-6 y 8-6 en algo más de 3 horas de partido.

La ganadora de 2016 tuvo más problemas para superar la primera ronda y ahora jugará por un puesto en la tercera contra la ganadora del duelo entre la eslovaca Viktoria Kuzmova y la checa Kristina Pliskova.

También en París, el austríaco Dominic Thiem, finalista de las dos últimas ediciones de Roland Garros, estrenó su título de campeón del Abierto de Estados Unidos, su primer Grand Slam, con un triunfo en la tierra batida de París ante el croata Marin Cilic, por 6-4, 6-3 y 6-3, en dos horas y 5 minutos.

Bajo el techo cubierto de la pista central, el tenis del pupilo del chileno Nicolás Massu fue demasiado para Cilic, también ganador en Nueva York, pero hace seis años y ahora, a sus 32 años, en el puesto 40 del ránking.

Pareció fácil el partido para Thiem, que aspira a dar un salto en este torneo y acabar en el número 2 del ránking, por detrás del serbio Novak Djokovic.

Para ello tiene que levantar la Copa de los Mosqueteros, lo que le valdría para desbancar a Nadal, que le venció en las dos últimas finales y que busca su decimotercer título en la tierra batida parisiense.

“Estoy satisfecho de haber jugado bien este primer partido en condiciones climáticas difíciles y tras haber tenido que hacer la transición a la tierra batida desde la pista dura. Este sigue siendo mi torneo favorito”, dijo el austríaco en una pista casi vacía de público a causa de las restricciones sanitarias impuestas por la COVID-19.

Thiem aseguró que tiene costumbre de jugar en esas condiciones climáticas que encuentra habitualmente en su país.

Su próximo rival será el estadounidense Jack Sock, procedente de la fase previa, que derrotó a su compatriota Reilly Opelka por 6-4, 6-4 y 6-3.