La cancha Gelito Ortega apenas tiene capacidad para unos 2,500 aficionados, aproximadamente, mientras la cancha Roger Mendoza de Caguas para unos 3,000. (semisquare-x3)
La cancha Gelito Ortega apenas tiene capacidad para unos 2,500 aficionados, aproximadamente, mientras la cancha Roger Mendoza de Caguas para unos 3,000. (David Villafañe)

Naranjito – La posibilidad de mover la Serie Final de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) entre las Changas de Naranjito y las Criollas de Caguas al coliseo Roberto Clemente del quinto partido en adelante, fue recibida ayer con opiniones mixtas entre miembros de ambas franquicias.

En términos generales, aunque ambos bandos entienden las razones de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) para mudar la serie, que antes del partido de esta noche en la cancha Gelito Ortega de Naranjito se encontraba empatada 1-1, la preferencia sería continuar en sus respectivos "gallineros". Es que el organismo busca una instalación con la capacidad necesaria para acomodar a ambas fanaticadas, y según César Trabanco, presidente de la FPV, es mucho el público que se está quedando sin poder entrar a los partidos.

La cancha Gelito Ortega apenas tiene capacidad para unos 2,500 aficionados, aproximadamente, mientras la cancha Roger Mendoza de Caguas para unos 3,000. En el Clemente hay capacidad para 10,000 personas. Y la Federación, anteriormente, celebró finales en el Clemente en la liga masculina.

“El cuarto juego tenemos que jugarlo en Caguas. Si la serie se abre, sería académico eso (mudarla al Clemente). Pero si se mantienen uno y uno, entonces la muevo porque mucha gente se está quedando fuera”, dijo el martes Trabanco a El Nuevo Día.

“Si la serie se pone 3-1, es casi inmaterial”, agregó refiriéndose al potencial traslado de la serie. “Yo no creo que eso pase. Yo vi un juego en Caguas el domingo que no lo voy a ver más. Un juego abierto, en que todo le salió mal a Naranjito. El primer juego (a cinco sets) se parece más a esa serie”, dijo Trabanco al indicar que  tiene la potestad como presidente de tomar la decisión.

“Hay que pensar en el bienestar del fanático”, agregó Trabanco.

Del lado de las jugadoras, al menos de las Changas, las opiniones eran encontradas.

“A mí me encantaría que se quedara aquí”, dijo la esquina Legna Hernández, refiriéndose a la Gelito Ortega, donde anoche se habría celebrado el último partido de la final y de la temporada, si en efecto, se muda al Clemente a partir del sábado, cuando se jugará el quinto partido en un ‘back to back’ luego del cuarto encuentro que se celebrará este viernes en Caguas. “El ambiente aquí se siente muy bueno y como puedes ver, no son las 7:30 p.m y ya esto está lleno. Si lo cambian, muchos fanáticos no van a ir por diferentes razones. Pienso que nos deben dejar aquí en nuestro nido. Esa es nuestra casa y no es justo que se mueva la serie”, añadió.

Su compañera de equipo, la central Paola Rojas, sin embargo le daría la bienvenida al cambio.

“La verdad es que nos gustaría terminar la serie aquí. Pero lamentablemente la cancha es muy pequeña y si se cambia al Coliseo (Roberto Clemente), pues de verdad se vería más fanaticada. Pienso que sería mejor para la seguridad de nosotras y del público”, dijo Rojas

Por otro lado, el dirigente de las Criollas de Caguas, Juan Carlos Núñez, destacó el beneficio de jugar en el Clemente en San Juan.

Yo creo que aquí se beneficiaría la fanaticada del voleibol, no el fanático de Naranjito ni el de Caguas. Creo que los fanáticos de ambos equipos van a llenar sus canchas. Pero hay gente de Caguas que no va a venir aquí (Naranjito) por la incomodidad, y gente de aquí que no va a Caguas. Pero si le ofreces una cancha más grande, a lo mejor pueden entrar. Además, el fanático del voleibol, que hay muchos en el área metropolitana, irían a ver voleibol en la final”.

La exjugadora y ahora gerente general de las Changas, Tatiana Encarnación, también preferiría seguir jugando en su casa, pero reconoce el beneficio económico que traería mayor presencia de público. “Ahora mismo correr un equipo no es nada fácil. Uno depende de los auspicios, de todas las entradas para asegurarse de que al final del día tienes todo el dinero para cubrir los gastos que conlleva esto. No solo es el pago de las jugadoras. Que podamos tener un ingreso mayor, sería algo positivo”, dijo Encarnación.

“Sería buena inyección para el deporte como tal, y más para el voleibol, para ver si puede empezar a crecer poco a poco”, concluyó, por su lado Núñez.


💬Ver 0 comentarios