Tras una larga ausencia, las Pinkin de Corozal regresaron al voleibol este año. (David Villafane/Staff)

Las Pinkin de Corozal preservaron el derecho de firmar a cuatro jugadoras previo a su llegada al sorteo de la Liga de Voleibol Superior Femenino, esto de cara a la temporada del 2021, la que se planifica inicie en marzo.

Según se confirmó en la reunión de apoderados el sábado, las Pinkin tienen derecho a escoger a tres jugadoras agentes libres, incluyendo una que esté por primera vez disponible en el sorteo.

Esos derechos los adquirió la franquicia cuando regresó a la liga en los meses finales del 2019, cuando se dio una batalla por su ingreso que necesitó la intervención del Comité Olímpico de Puerto Rico.

Además, las Pinkin también tienen derecho a escoger primeras en el sorteo porque finalizaron en la última posición del cancelado torneo 2020. Corozal acabó en el sótano con 9 puntos en 10 partidos.

El sorteo tiene una fecha tentativa para el 18 de febrero.

Ahora vamos a estar más a la par con los demás, lo que va a ser bueno para la liga

Lily Rojas, apoderada de las Pinkin

La apoderada de las Pinkin, Lily Rojas, dijo que se siente complacida de preservar los derechos por el bien del torneo. Las Pinkin jugaron en el 2020 con un equipo joven porque la franquicia no tuvo derecho a escoger jugadoras previo al sorteo.

Explicó que podrá armar una mejor edición con esas cuatro selecciones previo al sorteo, así como con las otras jugadoras que escoja durante el evento.

“A nosotros nos tomó mucho tiempo (arrancar) en esa primera parte de la temporada. Hubo muchos resultados 0-3 que a la gente no les gusta. Ahora vamos a estar más a la par con los demás, lo que va a ser bueno para la liga. Ese es nuestro plan: presentar un buen espectáculo. Tenemos la oportunidad para mejorar eso”, dijo Rojas.

Dirigidas por el ‘novato’ Ángel Pérez, las Pinkin del 2020 comenzaron la temporada con cinco derrotas corridas por 3-0. Su primera victoria fue al sexto encuentro, ésta por un final 3-2 ante las Valencianas de Juncos. Corozal jugaba para marca de 4-6, incluyendo una victoria por confiscación, cuando el torneo fue detenido y eventualmente cancelado por causa de la pandemia del coronavirus.

El equipo contó con dos jugadoras refuerzos que cargaron la ofensiva, sobre todo la opuesto Lindsey Ruddins, quien hizo 43 puntos en un partido de la temporada. Tuvo a dos colocadoras que el dirigente alternó: Yamari Padilla y Paola Rivera. Ninguna de las dos acomodadoras había sido titular previamente en el Voleibol Superior.

Las Pinkin podrán escoger jugadoras de las que los otros seis equipos participantes liberen de sus rosters el 22 de noviembre. Entonces se conocerá qué jugadoras Corozal tendrá disponible.

Rojas dijo que irá mirando desde ya jugadoras universitarias que estarían habilitadas para jugar a nivel profesional en el Voleibol Superior, incluyendo las seniors que están activas en el voleibol NCAA de Estados Unidos. Esas senior representan las que estarán disponibles por primera vez en el sorteo.

“De las nuevas en el sorteo, pueden ser universitarias”, dijo Rojas.