Gabriela Cornier Zambrano, quien es natural de Arecibo y reside en Georgia hace seis años, compartió con su compatriota Sofía Victoriá en una reciente visita a la universidad de Florida.
Gabriela Cornier Zambrano, quien es natural de Arecibo y reside en Georgia hace seis años, compartió con su compatriota Sofía Victoriá en una reciente visita a la universidad de Florida. (Suministrada)

Fue su última visita a uno de los programas de voleibol de la NCAA que estaba interesado en sus servicios para la Clase 2023.

Allí, la recibió su compatriota Sofía Victoriá quien le dio el recorrido por las instalaciones y la hizo sentir como en casa. Durante la visita otro elemento de Puerto Rico estuvo presente que la hizo sentir orgullosa: fotos y camisetas de la veterana Aury Cruz, en distintos lugares de la cancha.

Y por último conoció en persona el interés de una legendaria dirigente colegial de División I en reclutarla para su reconocido programa.

Al final de la visita, la joven puertorriqueña Gabriela Cornier Zambrano no tenía que pensarlo dos veces. La elección fue fácil y llegó a un acuerdo verbal con el prestigioso programa de las Gators de Florida para el 2023-24. Gabriela, de 16 años y de 5′7″ de estatura, es líbero.

“Nunca pensé que iba a terminar en Florida. Estaba enfocada en otras universidades, ya que no veía que ellos tuvieran tanto interés en un principio. Pero desde junio, las cosas comenzaron a cambiar. Empezaron a llamarme más y a verme más en los torneos. Mostraron mucho interés y me invitaron a la universidad y la experiencia fue súper y tenemos un acuerdo verbal con ellos. He trabajado duro para ver este fruto. Es muy emocionante. Además voy a tener la oportunidad de jugar con una dirigente, que es una leyenda, como Mary Wise”, compartió Gabriela emocionada con El Nuevo Día.

“Sofía me recibió en la universidad y fue bien nice conmigo. Me llevó a todos los lugares y allí me di cuenta cuán grande es la figura de Aury Cruz. Se ve que fue una jugadora muy importante en el programa. Hasta una camiseta de ella de Puerto Rico está enmarcada en una de las paredes de la cancha. Es increíble ir hasta allá y ver lo grande que fue como jugadora. Este es un programa bien competitivo y me gustaría tener algún impacto como puertorriqueña. Sería algo bien grande para mí”, prosiguió Gabriela que interesa estudiar Medicina Deportiva.

Gabriela Cornier posa junto a una camiseta de Aury Cruz del Equipo Nacional, la cual está enmarcada en una de las padres de la instalación deportiva de la Universidad de Florida.
Gabriela Cornier posa junto a una camiseta de Aury Cruz del Equipo Nacional, la cual está enmarcada en una de las padres de la instalación deportiva de la Universidad de Florida. (Suministrada)

No han sido muchas las puertorriqueñas que han jugado con las Gators. Sofía Victoriá irá a su tercer año de elegibilidad, mientras Cruz fue una estrella a principios de la década de 2000.

Gabriela va camino a su último año de escuela superior en Chattahoochee, en Georgia. Natural de Arecibo, a los 10 años, se mudó a Georgia por un traslado de trabajo de su padre Javier. Desde niña jugó en la isla este deporte en diversos programas, incluyendo los clubes de Borinquen Coquí con Carmen “Ita” Rodríguez y GVA con Juan Gómez.

Ya en Georgia entró al club A5, donde ha podido elevar su juego nivel de juego en los últimos seis años. Además de Florida, Gabriela recibió acercamientos de otras universidades como Duke, Auburn, Marquette, Alabama, Rice, Houston, Towson y Georgia Southern.

“Cuando empecé a jugar a los 10 años, el nivel de juego aquí no era tan alto y mucha gente se impresionaba en la manera que yo jugaba. Aquí empiezan a jugar más tarde. Pero ya a los 14 años, todo el mundo empieza a mejorar de la nada. El nivel de entrenamiento te ayuda a mejorar cada día. Hay una consistencia. Y este sistema de entrenamiento, sin duda, me ha hecho crecer como jugadora”.

💬Ver comentarios