El director y guionista natural de Santurce se dio a conocer por su largometraje “La Granja”, con el que ganó en 2015 el premio Best Opera Prima en el Festival de Cine de Guadalajara. (David Villafañe)

Por Militza Suárez Figueroa

Especial para El Nuevo Día

Su momento llegó. Ángel Manuel Soto Vázquez, quien de niño correteaba por las calles de la urbanización Bairoa en Caguas, pronto caminará por la alfombra roja del Sundance Film Festival 2020 como director de una de las películas competidoras en el evento cinematográfico y que estrena allí el 27 de enero. Y a juzgar por cómo relata su trayecto en esa industria, el boricua lo hará con una total reverencia a la oportunidad de representar a su isla.

Asomado en la azotea del edificio que alberga el gastrobar Graziani en el Distrito de Arte de Santurce, Soto revela los datos de su más reciente logro. Y ese lugar no podía resultarle más perfecto, pues fue justo en ese sector donde rodó contra viento y marea su película “La Granja”, con la que ganó en el 2015 el premio Best Opera Prima en el Festival de Cine de Guadalajara.

Soto, de 36 años y quien lleva varios abriéndose camino en California, ahora se apresta a competir con “Charm City Kings”, uno de los 118 filmes que se presentarán en la edición 2020 del festival del Sundance Institute que fundó el actor Robert Redford en 1981. La película, escrita por Barry Jenkins (“Moonlight”), será parte de la U.S. Dramatic Competition.

“La película empezó llamándose ‘12 O’Clock Boys’ y se basa en un documental de la subcultura de los motociclistas en Baltimore. Inspirado en eso, se sigue la vida de este muchacho durante un verano en el que está en la encrucijada de tomar una decisión que va a marcar el resto de su vida”, explica el también director de las piezas puertorriqueñas “El Púgil” y “La Carta”.

Imitando la vida real

Overbrook Entertainment, la casa productora de Will Smith, James Lassiter y Jada Pinket trae al ruedo esta historia a la que Soto Vázquez supo moldear bien.

“Estuvimos un año trabajando ese guión. Tuvimos tiempo para seguir trabajando diferentes avenidas, conflictos y emociones para poder crear una empatía con el personaje y hacer que su jornada sea creíble y representar algo casi verídico”.

Este proyecto le permitió además volver a usar ciertas estrategias que experimentó con “La Granja”, en la que utilizó gente común sin ninguna experiencia actoral y llevarlos a una interpretación convincente. Entre ellos, el rapero Meek Mill, que luego de ser grande en el mundo delrap y el hip hop, debuta de la mano de Soto en esta película.

Pero lo cierto es que la llegada de Soto a Overbrook y a la competencia no fue un golpe de suerte. Además de su resumé en la Isla, ya tenía cierta historia en el propio Sundance, pero desde otras trincheras. Para el 2017 un trabajo suyo se presentó como “sidebar” del prestigioso festival: “Bashir’s Dream”, un documental en realidad virtual (VR) sobre un adolescente sirio sobreviviente a un ataque de francotirador. Luego, en el 2018, participó ya dentro de la programación del Sundance como director y co-productor con otro proyecto VR, el thriller “Dinner Party”, de una pareja interracial que reporta un secuestro por un OVNI.

Pero esta nueva oportunidad catapulta Soto Vázquez a otros niveles en la industria y él lo sabe.

“Sony Pictures Classics adquirió los derechos de distribución de la película. Ellos representan una curatoría mucho más artística, sacan (producciones de) los mejores directores que yo sigo. Saber que ellos van a distribuir mi película es nítido, pero también ‘overwhelming’. Yo estoy bien agradecido; ellos han respetado que quiero que se refieran a mi persona como puertorriqueño”, explica mientras se acomoda una gorra de béisbol que al frente lee Santurce y al costado lleva el número 21, en referencia a Roberto Clemente.

“Mi iglesia en un set de filmación”

Esa distinción -y el tema de la inclusión y la diversidad- en esa industria es vital para Ángel Manuel. “Estoy ‘fighting the erasure’”, subraya sobre su misión de dar a conocer que en Puerto Rico existe el talento suficiente como para llegar a Sundance, a Hollywood y a donde sea. De paso, asegura que su éxito es el éxito de todos y para él, compartir su experiencia y sus contactos es tan gratificante como hacer lo que más le apasiona.

“Mi ‘holy house’, mi iglesia, es un set de filmación y ese amor que siento por mi trabajo, por mi arte, lo siento igual por ayudar y dar a conocer a Puerto Rico”, finaliza el director de la película que llegará a los cines de todo Estados Unidos el 17 de abril.


💬Ver 0 comentarios