Felicity Jones encarna a la  abogada Ruth Bader Ginsburg, quien cambió la historia. (Suministrada) (horizontal-x3)
Felicity Jones encarna a la abogada Ruth Bader Ginsburg, quien cambió la historia. (Suministrada)

A pesar de tener uno de los títulos menos comerciales en la historia del cine, el filme “On the Basis of Sex” triunfa al dramatizar de forma concisa, efectiva y con mucha emotividad una parte crucial de la vida de Ruth Bader Ginsburg, la segunda mujer en ser jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Gran parte de la fuerza de esta producción de Focus Features, que estrena hoy, es tener una guerrera de la vida real batallando en contra del discriminen hacia la mujer. No obstante, el toque distintivo de la película es la dirección de Mimi Leder. La cineasta neutraliza las tendencias mas genéricas y convencionales del guion de Daniel Stiepleman con una propuesta cinematográfica que evoca con efectividad una época donde los derechos civiles de las mujeres eran casi inexistentes y siempre coloca al espectador en los zapatos de la mujer que logró que eso cambiara.

“On the Basis of Sex” no es una biografía tradicional de Ruth Bader Ginsburg, interpretada por Felicity Jones, pero la trama se remonta a finales de los 50 para mostrar el momento en que la protagonista fue una de las pocas mujeres en entrar a Harvard para estudiar leyes.

La directora del filme se encarga de capturar todas las pequeñas agresiones pasivas y prejuicios que lograron que la trayectoria de Ginsburg fuera una repleta de obstáculos.

El guion no le dedica mucho tiempo a profundizar la relación progresiva entre la protagonista y su esposo Martin (Armie Hammer), pero Leder resuelve esto dándole espacio a sus actores para sugerir un historial romántico rico y complicado.

Aunque el romance y el matrimonio de los Ginsburg merece tener su propia película, el gancho dramático depende de un brinco en la narrativa de casi una década. En ese momento, las ambiciones de Ruth de ser una abogada destacada han sido frustradas por firmas y compañías que no quieren arriesgar su futuro con una mujer ejerciendo su profesión.

Esto deja a la protagonista dando clases con la esperanza de educar a la próxima generación de abogadas que podrán entrar a la fuerza laboral. El destino de Ginsberg cambia cuando se topa con un caso que le permite abandonar el salón de clases y dar la batalla para exigir la igualdad entre los sexos en un contexto legal.

Pese a que el enfoque principal se centra en los obstáculos que la protagonista enfrenta y elimina para tener su primer día en corte, vale la pena resaltar el trabajo consistente y destacado del elenco. Esto incluye a Jones y a Hammer en los roles principales, y a Kathy Bates, Justin Theroux, Sam Waterson, Jack Reynor y Cailee Spaeny en roles secundarios clave. No obstante, la artista más destacada es quien los colocó frente a las cámaras. Como directora, Leder triunfa al lograr que el conflicto interno de su protagonista sea tangible y de trazar los obstáculos que enfrentó hace más de 40 años, que aún hoy día son relevantes.


💬Ver 0 comentarios