Samara Weaving interpreta a Grace, quien tiene que escapar de la familia de su esposo. (Suministrada)

“Ready or Not”, largometraje de Fox Searchlight Films que estrena mañana en la isla, es una oferta de horror con un sentido del humor negro extremo. 

El hecho de que esa sensibilidad particular llegue a la pantalla grande acompañada de una inteligencia tangible, dirección sólida y un elenco espectacular logra que esta oferta sea irresistible para los fanáticos de este género. 

 Otras de las cualidades distintivas de esta película que logra que su originalidad sobresalga, en un panorama comercial atestado de secuelas, "remakes" y filmes de superhéroes, es cómo los cineastas Matt Bettinelli y Tyler Gillett no rompen con el concepto central del filme.

El compromiso de los codirectores no solo logra que los niveles de entretenimiento no bajen durante las secciones más convencionales de la trama; su fervor inquebrantable por todo lo absurdo y retorcido empuja la trama a lugares grotescos que causaran una mezcla de asombro, repudio y varias carcajadas. 

Al principio del filme, el público conoce a Grace (Samara Weaving) en lo que se supone que sea el día más feliz de su vida: su boda. La novia tiene los nervios que vienen con querer impresionar a la familia de su prometido (Mark O’Brien). A esto se le añade  que este clan adinerado tiene un tradición obligatoria cada vez que su mansión abre los portones para recibir a un nuevo integrante de la familia.

Sin embargo, resulta que la tradición en realidad un ritual aferrado a la superstición de tratar de proteger su riqueza. Esto coloca a la protagonista en un peligro extremo en lo que se supone que fuera su noche de luna de miel. 

Las reglas son simples: si Grace logra esconderse toda la noche, esta sobrevive. Si la encuentran, cada uno de sus nuevos familiares tiene instrucciones de eliminarla de la forma más violenta posible. Todo aquel que ha visto los avances de este filme sabe que la protagonista no va a tener ningún tipo de reparo en defenderse y tratar de sobrevivir. 

No obstante, la publicidad de “Ready or Not” tiene bien escondido cómo el filme toma lo más básico de una película de horror y lo une con lo más inteligente del género de las comedias de enredo.  

Es precisamente lo ingenioso de este tono particular lo que hace que el segundo acto de la historia sea un poco frustrante. 

El guion pasa de encontrar formas ingeniosas para que Samara Weaving interactúe con el resto del elenco (que incluye a Andie McDowell, Adam Brody y Henry Czemy)  a ir creando situaciones que son más típicas de una secuela rutinaria de “Friday the 13th”. 

Todo esto es perdonado cuando el filme llega a un clímax que literalmente explota con originalidad y humor perverso confirmando  a “Ready or Not” como el filme de humor negro más oscuro desde que Winona Ryder y Christian Slater decidieron eliminar a los estudiantes más populares en “Heathers” o desde que Kathleen Turner y Michael Douglas trataron de divorciarse en “The War of the Roses”.


💬Ver 0 comentarios