(semisquare-x3)
El cadáver de una joven es utilizado por una entidad maléfica para causar muerte y destrucción en esta película donde no se explica del todo el trasfondo del personaje que le da título. (Suministrada)

Los Ángeles.- Un título más apropiado para “The Possesion of Hannah Grace”, largometraje de horror de Sony Pictures que estrena hoy en Puerto Rico, sería “Beyond the Possesion of Hannah Grace” dado que todos los eventos de la trama tienen que ver con lo que pasa con el cuerpo del personaje titular una vez ésta fallece consumida por una fuerza demoniaca.

Quizás este tecnicismo parezca irrelevante, pero el no tener ningún tipo de trasfondo sobre qué exactamente le pasó a este personaje antes se siente como una oportunidad perdida.

No solo eso, el título implica que el horror del filme tiene que ver con esta batalla sobrenatural por el alma de Hannah, cuando la realidad es que el guión utiliza el cuerpo del personaje para generar un filme muy parecido a las docenas de secuelas de “A Nightmare on Elm Street” o “Friday the 13th”.

Como resultado, el filme ata sus momentos de horror a lograr que el espectador brinque constantemente, pero con muy pocos momentos de profundidad dramática o suspenso psicológico.

La verdadera protagonista de “The Possesion of Hannah Grace” es “Megan Reed” (Shay Mitchell), una joven que perdió una carrera prometedora como policía cuando un enfrentamiento con un criminal dejó a su compañero con una herida mortal. Cuando el filme comienza, la protagonista está batallando con una adicción a opioides, algo clave que la lleva en varios momentos a cuestionar la veracidad de lo que está viendo, y tratando de salir a flote para generar dinero. Esa necesidad la lleva a aceptar un turno de noche en el depósito de cadáveres de un hospital donde trabaja una amiga.

Es durante esa primera semana de trabajo que Megan se topa con el cuerpo destrozado del personaje titular. Lentamente la protagonista va descubriendo que el demonio que le robo la vida a Hannah Grace no ha terminado sus planes nefastos para seguir eliminando almas inocentes.

Sería fácil descartar esta película como un filme de horror que no sabe en que subgénero quiere ser categorizado, pero la realidad es que el problema es más simple. La mayoría de las debilidades trascendentales del filme se deben a un libreto que no sabe cómo establecer ni seguir sus propias reglas. Mientras van aumentando las víctimas de Hannah el guion de Brian Steve le deja saber al público que con cada asesinato el cuerpo de la chica poseída se va restaurando. De restaurarse por completo, el demonio que está adentro recuperaría todos sus poderes para desatar un cataclismo. Lo cual crea la pregunta obligatoria: ¿por qué el personaje de Shay Mitchell no es la primera en ser una de sus víctimas?

Que el libreto y la dirección no tengan una contestación a esto que no sea porque es la protagonista representa la creatividad de la película. A la producción no le importa ni le interesa para nada ser original, su enfoque es que el publico brinque del susto. “The Possesion of Hannah Grace” cumple con ese objetivo, pero desaparecerá de la memoria del público que vaya a verla antes de queterminen de verse los créditos finales del filme.


💬Ver 0 comentarios