(semisquare-x3)
El NiNo ondea la bandera desde su obra Múcaro en Burning Man 2017. (Suministrada/Patrick Kelley)

Reconociendo la capacidad que tiene el arte para inspirar y cultivar las mentes, el puertorriqueño Nino Alicea, mejor conocido como “El NiNo”, revivirá una de sus obras más cautivantes: el Múcaro, una escultura de poco más de 20 pies de alto que tuvo su primer vuelo en “Burning Man” 2017, para que sirva como espacio educativo en el Centro Tau de la Fundación Ricky Martin en Loíza.

El NiNo se convirtió en el primer y único puertorriqueño en quemar su obra en el evento que se celebra anualmente en Black Rock City, una efímera ciudad en el desierto de Nevada donde confluyen las distintas representaciones del arte por nueve días y que reúne cerca de 70,000 personas anualmente.

Allí en la playa - como se le conoce al área que ocupa unas 200 millas cuadradas-, ardió la figura de 32 pies de alto de esta ave endémica de Puerto Rico, confeccionada con madera reciclada y dedicada a la educación y los maestros, especialmente a su madre y docente retirada, Hilda Alicea.

Pero el artista contó que no tuvo la oportunidad de celebrar el éxito de su obra con su familia en Trujillo Alto -donde nació y se crió- durante esos días. Apenas dos semanas después de Burning Man, la isla fue azotada por el huracán María, el 20 de septiembre de 2017.

El también diseñador de producción procuró ser parte de las iniciativas para traer ayuda a la isla, gestión que hizo a través de la organización RS Events for Life de la actriz boricua Roselyn Sánchez. Indicó que, con la ayuda de Foundation por Puerto Rico y Ranger Contigo de Ranger American, el NiNo arribó a Puerto Rico con 140 paletas con suministros recabadas en Los Ángeles, California, para entregar a los pueblos más afectados tras el ciclón.

Múcaro de Burning Man midió 32 pies de alto. La nueva ave medirá 22 pies de alto. (Suministrada/Patrick Kelley)

“Estoy allí en Puerto Rico como dos semanas. Lo veo todo de primera mano, todo lo que está pasando en la isla (tras el huracán) y regresando para Los Ángeles yo sentí como que necesitaba hacer algo más. No sentí que mi trabajo por Puerto Rico había terminado”, rememoró en entrevista con El Nuevo Día.

De ese deseo nació #Múcaro4PR (Múcaro por Puerto Rico). De vuelta a la ciudad de Los Ángeles, el NiNo aplicó -con éxito- para una subvención de Burning Man Global Art Grant, con la intención de “hacer otra versión del Múcaro, pero esta vez con la comunidad de  Puerto Rico”.

Para esta ocasión, el plan es construir el Múcaro con árboles caídos y escombros producto de los huracanes. Mediría 22 pies de altura (10 menos que el primero) y tendrá un ancho de 12 pies. En su interior, tendrá una rueda pegada a la columna central que permitirá la rotación de la cabeza del ave en 360 grados.

Esta vez el buhito no arderá, pero su creador afirmó que anhela que sirva de inspiración para cultivar la sabiduría en comunidad y para que otros artistas se sientan llamados a involucrarse con otras comunidades.

Asimismo, a tono con la idea de impulsar la recuperación de la isla luego de desastres naturales, el propósito del artífice es que el Múcaro “se convierta en un sitio de diálogo sobre energía renovable”, un espacio educativo que fomente el intercambio de ideas en la comunidad loiceña, con la participación de otras organizaciones que deseen unirse al proyecto.

El proyecto #Múcaro4PR, explicó El NiNo, también busca fomentar la participación de escuelas en programas dirigidos a las artes y las prácticas sostenibles, así como promover el sentido de empoderamiento de la comunidad.

La nueva obra estará ubicada en el Centro Tau en Loíza. (Suministrada)

“Yo quiero que ellos se sientan dueños del Múcaro. Me encantaría que el Múcaro fuera un movimiento social para que seamos más positivos y creamos en los poderes de nuestra propia comunidad, especialmente educándonos el uno al otro y echándonos para adelante”, dijo.

Se espera que la construcción de la pieza arranque en mayo y culmine entre mes y mes y medio, con la colaboración de patrocinadores, voluntarios y personas de la comunidad de Loíza, como una forma de replicar el espíritu colaborativo y de enseñanza que provocó el Múcaro de Burning Man.

"El verdadero propósito de la educación artística de Múcaro for Puerto Rico no es necesariamente crear más artistas profesionales solamente. Es también crear una oportunidad para inspirar a más puertorriqueños a que sean pensadores críticos, a querer mantener sus mentes curiosas y a seguir aspirando a tener vidas productivas", sostuvo El NiNo.

“Una de mis metas es hacer la misma clase de inspiración… replicarla con nuestra gente en Puerto Rico, especialmente a la juventud, a los artistas que son muy buenos, hay mucho talento en Puerto Rico”, agregó.

El proyecto que ya ha recaudado poco más 10,000 mediante GoFundMe, de una meta de $12,500, se encuentra en la etapa de identificar patrocinadores. En total, se necesitan unos $40,000 para costear la obra.

Puedes conocer más sobre el proyecto o hacer una donación a través de GoFundMe.


💬Ver 0 comentarios