Beatriz Santiago Muñoz. (Suministrada)

El principal premio internacional de arte contemporáneo del Reino Unido, Artes Mundi, anunció en días pasados su lista de seis finalistas para la novena edición de su premio bianual, en la que se encuentra la puertorriqueña Beatriz Santiago Muñoz.

El resto de los aspirantes a dicho honor son los artistas Firelei Báez (República Dominicana), Dineo Seshee Bopape (Sudáfrica), Meiro Koizumi (Japón), Prabhakar Pachpute (India) y Carrie Mae Weems (Estados Unidos).

El ganador del prestigioso premio Artes Mundi con sede en Cardiff se anunciará en enero de 2021 durante una exposición de cuatro meses, que se presentará desde octubre de 2020 hasta febrero de 2021 en el Museo Nacional de Cardiff, en Inglaterra.

Como árbitro importante del intercambio cultural entre el Reino Unido y las comunidades internacionales, Artes Mundi busca reunir una importante exposición bienal de arte contemporáneo internacional con algunas de las voces artísticas más relevantes de nuestro tiempo.

Sigue siendo el premio de arte contemporáneo más grande del Reino Unido con un premio en metálico de aproximadamente $50,000 (el equivalente a 40,000 libras esterlinas) y en 2019 Nigel Prince (anteriormente director de la Contemporary Art Gallery, en Vancouver y curador en Ikon Birmingham) toma el timón como nuevo director de esta organización.

“Estamos encantados de anunciar la lista de artistas seleccionados para Artes Mundi 9 que producen individualmente cuerpos de trabajo que son tan convincentes y distintivos”, dice Prince.

“Al incitarnos a reflexionar críticamente sobre lo que significa existir en este mundo en toda su complejidad, sus prácticas hablan y se involucran con algunos de los problemas más urgentes de nuestro tiempo”, prosigue el nuevo director.

Por otro lado, el jurado de Artes Mundi 9 está compuesto por Cosmin Costinas, Director Ejecutivo y Curador de Para Site, Hong Kong y Director Artístico de Kathmandu Triennale 2020; Elvira Dyangani-Ose, directora de la galería The Showroom en Londres; y Rachel Kent, curadora en jefe del Museo de Arte Contemporáneo de Sydney, Australia.

“Fuimos desde una lista larga y preliminar de presentaciones hasta una lista corta y nos hemos quedado con una selección final de seis artistas destacados que aportan algo único al proyecto”, comenta el jurado como ente unánime.

“Abarcando pintura y dibujo, fabricación de objetos, películas y videos, sus prácticas se encuentran dentro del contexto del museo y más allá; algunos de los artistas finalistas transforman el espacio público y otros existen como interacciones efímeras. Al trabajar en contra de la noción de un centro, reflejan diversas narrativas globales de maneras interesantes y reflexivas. Las obras de estos artistas reflexionan poderosamente sobre las fuerzas cambiantes que dan forma a nuestro mundo, abarcando temas de identidad y narración, estructuras sociales y memoria colectiva, la industria y la crisis ecológica”.

Una historia dinámica

Beatriz Santiago Muñoz es conocida principalmente por sus películas basadas en largos períodos de observación e investigación que exploran las condiciones sociales y políticas de su natal Puerto Rico y el Caribe.

Es evidente que su patrimonio cultural juega un papel crucial en su práctica, que se centra en la reconstrucción y la gentrificación del paisaje puertorriqueño, y su impacto en las comunidades locales.

Santiago Muñoz recibió su grado de Maestría en Bellas Artes de la Escuela del Instituto de Arte de Chicago. Además, ya fue distinguida con el Premio Creative Capital Visual Art (2015) y el Premio Louis Comfort Tiffany Foundation (2017). El estilo de observación de su trabajo, lo alinea con la sensibilidad del documental y, al mismo tiempo, contribuye a desdibujar los límites entre la realidad y la ficción.

Por ejemplo, en “The Black Cave” (La Cueva Negra, 2013), la artista se basa en entrevistas con arqueólogos y residentes locales, y explora el Paso del Indio, un cementerio indígena en Puerto Rico que fue descubierto durante la construcción de una carretera y finalmente pavimentado. El sitio fue descubierto accidentalmente durante la construcción de una carretera hace veinte años.

Y en “Farmacopea”, otro película suya, Santiago Muñoz arroja luz sobre cómo la industria del turismo ha transformado y des-historizado el paisaje de Puerto Rico. La pieza se centra en ciertas especies de plantas tóxicas nativas y los esfuerzos del gobierno para erradicarlas. Al centrarse en el deseo del gobierno de hacer que el paisaje sea inofensivo, la película llama la atención sobre cómo el turismo fomenta la representación de Puerto Rico como un paraíso caribeño idílico y despolitizado.


💬Ver 0 comentarios