La obra de Myrna Báez
La obra de Myrna Báez "Las cívicas". (GFR Media)

La esfera de las artes plásticas de Puerto Rico perdió ayer, domingo, a la gran artista puertorriqueña Myrna Báez, pero su rico legado perdurará.

A través de su trayectoria como artista plástica, Báez produjo una gran cantidad de obras contemporáneas que se destacan por su vasta experimentación técnica en los medios del grabado y la pintura, y la figura humana y el paisaje puertorriqueño también resaltan constantemente en su obra. 

El trabajo de Báez forma parte de importantes colecciones privadas y de los más prestigiosos museos a nivel internacional, tanto en Latinoamérica como en Europa y los Estados Unidos. En Puerto Rico, aunque hay varias colecciones de sus obras en diferentes lugares, no todas están en exhibición al momento.

Piezas de la autoría de Báez, inclusive, se pueden apreciar en la oficina corporativa de Bacardí, el Banco Popular de Puerto Rico, la Cámara de Representantes de Puerto Rico, la Compañía de Turismo de Puerto Rico, la Cooperativa de Seguros Múltiples de Puerto Rico, el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) y el Museo de Arte de Ponce, entre otras instituciones. 

El Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC) también tiene una colección de obras de Báez pero, actualmente, solo tienen dos piezas en exhibición.

“Las dos piezas de Myrna Báez pertenecientes a la colección del MAC que se encuentran en exhibición son El juez y Bambú. La gente puede venir a admirar su obra”, señaló Marianne Ramírez Aponte, directora ejecutiva y curadora en jefe del MAC. 

Según Ramírez Aponte, el  legado artístico de Báez ocupa un lugar transcendental dentro del arte puertorriqueño y latinoamericano.

“Siempre mantuvo un enfoque múltiple en el espacio natural y su apropiación por la cultura, creando un diálogo profundo entre arte y naturaleza. La representación de la relación entre el ser humano y la naturaleza como tema principal de su producción artística se destaca por ser de una gran inteligencia filosófica, rica en citas del arte universal, y rica en recursos técnicos empleados de forma innovadora en sus pinturas y grabados, logrando un nuevo acercamiento al género del paisaje y el retrato dentro de la historia del arte puertorriqueño”, sostuvo Ramírez Aponte.

Mientras, el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) es otro de los guardianes de las obras de Báez pero, al igual que el MAC, tienen en exhibición dos pinturas; Positivo negativo y El sofá de Nilita

Marta Mabel Pérez, directora ejecutiva interina del MAPR, indicó que Báez ayudó a sentar las bases para queotras mujeres artistas tuvieran espacio, pudieran destacarse y pudieran ser reconocidas dentro de la historia del arte puertorriqueño e internacional.

“Su legado es valiosísimo; así mismo la observación, en su obra, a nuestras luces y sombras, al nosotros cotidiano y doméstico, a nuestro País. La extrañaremos mucho, la amaremos siempre”, aseguró Pérez

Por su parte, Jessica Valiente, bibliotecaria del Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras, explicó que, aunque tienen varias obras de Báez en el museo, actualmente no están en exhibición.

“En homenaje a ella, en nuestras páginas de Facebook y de Instagram, estamos publicando fotos de obras de la colección de Báez, entre las que se encuentra La lámpara Tiffany y otras obras gráficas de la artista. Además, hemos incluido una pequeña biografía y datos de la relación de ella con el museo”, destacó Valiente. 

Entretanto, el Ateneo Puertorriqueño, en San Juan, alberga tres obras de la artista: Tenemos Ciclistas se exhibe en la oficina ejecutiva, mientras que Juego de Cartas y Mujeres en el bar se encuentran en la bóveda del Ateneo. Báez, de paso, fue presidenta de Artes Plásticas del Ateneo desde el 1972 hasta el 1975, informó Minerva Rodríguez, directora ejecutiva de la institución.

Por otro lado, Lorraine Vissepo, directora de comunicaciones de las Empresas Fonalledas, indicó que dos de los medallones de arte ubicados en los pisos del centro comercial Plaza Las Américas son de la autoría de Báez. Específicamente, Vissepo señaló el medallón "Montañas" que engalana el atrio central, al igual que la pieza "Palma", ubicado frente a Old Navy.

Finalmente, Norma Vila, coordinadora de exhibiciones de la galería de arte de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), explicó que tiene disponible el libro "Myrna Báez: Una mirada ante su espejo" realizada en el 2001 en el MAPR.


💬Ver 0 comentarios