En la segunda fase del plan se contempla ocupar el 60% de las butacas en las diferentes salas. (GFR Media)

La actividad artística en el Centro de Bellas de Artes de Santurce reiniciaría con el uso de las instalaciones para transmitir espectáculos a través de plataformas virtuales e implementado un estricto protocolo de seguridad para evitar el contagio de COVID-19.

La institución ya elaboró un plan que contempla este escenario como parte de la primera de dos etapas para volver a abrir las puertas del recinto y permitir a los artistas, productores y otros trabajadores de las artes comenzar a trabajar.

El gerente general del CBA, Jetppeht Pérez de Corcho, envió el documento a La Fortaleza el pasado 13 de mayo y tan pronto reciba el visto bueno, comenzaría a implementar todas sus recomendaciones.

“Tengo peticiones de dramaturgos para realizar lecturas de trabajos que ya tienen escritos. Ya me están solicitando los espacios y creo que con las medidas propuestas y los protocolos implantados, es viable la reapertura”, explicó Pérez de Corcho en entrevista telefónica.

En principio, solo se vislumbra usar las instalaciones para llevar a cabo transmisiones de presentaciones que permitan mantener el distanciamiento social, por ejemplo, un espectáculo de comedia tipo "stand up comedy", conciertos de solistas o bailes en las salas más grandes.

Debido a que las normas de arrendamiento en Bellas Artes no incluyen la modalidad de "streaming", su director sostuvo que habría que evaluar las propuestas caso a caso para determinar cuánto podría cobrar la institución, que ya se encontraba en una situación económica difícil antes de la pandemia de COVID-19. El cierre y la suspensión de sobre 60 eventos que estaban programados ha agravado esta situación al ocasionar pérdidas que Pérez de Corcho estimó en $1 millón.

Las medidas para evitar el contagio del virus incluyen que el personal del recinto utilice mascarillas y guantes para trabajar. Además, se colocarán barreras de plástico en las áreas donde se atiende al público y estaciones con "hand sanitizer" para mantener las manos limpias.

Bellas Artes tiene 44 empleados, más 46 ujieres que trabajan durante los espectáculos. Pérez de Corcho indicó que solamente regresarían al lugar de trabajo aquellos que no pueden realizar su labor desde sus casas. Al resto, se le estará tomando la temperatura en el área del ponchador. El martes, toda la plantilla se hará la prueba molecular para detectar COVID-19.

En una segunda fase del plan de apertura, se limitaría la cantidad de público en las salas para ocuparlas a un 60% de su capacidad, pues solo así se puede mantener el distanciamiento físico entre el público. De acuerdo a esta medida, el número de asientos en la Sala de Festivales se reduciría de 1,845 a 1,107. Mientras, de las 870 butacas en la Sala de Drama, se usarían 500. La Sala Sinfónica cuenta con 1,200, pero en este nuevo escenario no se venderían más de 720 entradas. La Sala Experimental, la más pequeña de Bellas Artes, tendría disponible 120 de sus 200 asientos.

Pérez indicó que de los 60 eventos que fueron pospuestos a causa de la pandemia, muchos se han podido calendarizar para el segundo semestre de este año.

“Tenemos un calendario listo empezando el 9 de agosto con un concierto de Ismael Miranda y Andy Montañez y otros eventos de música, baile y ‘stand up’ de agosto a diciembre”, sostuvo el gerente de Bellas Artes.

En el caso de los espectáculos que fueron repautados y ya tienen boletos vendidos, los productores deberán evaluar de qué manera pueden cumplir con las nuevas medidas.


💬Ver 0 comentarios