Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Aunque el teatro del Festival de Bayreuth no se comenzó a construir si no hasta 1872, las ideas de Wagner sobre un diseño arquitectónico adecuado al montaje de sus dramas musicales se remontan a 1848, cuando el compositor fungía como director del teatro de la Corte de Dresde. En el teatro de Bayreuth, el foso de la orquesta tiene la peculiaridad de encontrarse colocado de tal manera que el público no ve a la orquesta y, más importante aún, la densidad de la orquestación wagneriana queda muy bien equilibrada con las voces en el escenario. Por tal razón, las versiones de concierto de las óperas de Wagner son siempre una apuesta arriesgada.


💬Ver 0 comentarios